Roberto Bolaño “Ventanas mágicas y encantadas. Las ventanas de la vida”

Leer a Roberto Bolaño es sentirse cautivado instantáneamente. Seas hombre o mujer, enamorarse de su escritura. Es el Sueño Sudamericano, hecho realidad.

Mientras más leemos su obra, aparecen elementos especiales, entre ellos están “SUS VENTANAS MÁGICAS O ENCANTADAS”.

Llenas de reflexión y también de melancolía.
Roberto Bolaño y sus ventanas, un motivo casi recurrente en su obra. Son el traspaso de dos mundos, el real e irreal.

Están las visiones del espacio exterior, que penetran en el interior. El consciente, que habla con el subconsciente y viceversa. Hay mucha tristeza, melancolía, en este grande espacio de vidrio. Es un espejo en una prolongación a la otra dimensión. Es una esfumatura como si existiesen universos paralelos.

La reflexión y la filosofía, en este elemento es buscar una unión, sin dejar de ser dos cosas opuestas. La vida, la muerte, es el más allá, es la prolongación al exterior, al pequeño muro de cristal, de vidrio, que es frágil, por lo que entre el individuo y esta dimensión mística, no hay una grande barrera, que traspasar. La distancia es sutil, es la vida, y es el más allá que entra en el hogar. ¿Que cosa ven los muchachos en DETECTIVES SALVAJES? En estas ventanas, es la introspección del ser humano, del poeta sensible, del grande escritor. Hay países como Italia, en que la gente se cierra totalmente en sus casas, el exterior no se puede ver. Las ventanas son pequeñas, y propio ellas deben ser cerradas, herméticamente con las persianas.

Según las estadísticas Italia posee ventanas de pequeña dimensión con respecto a los otros países. Chile, Sudamerica, tiene el concepto de la ventana grande, del ventanal. Mientras la ventana es más grande, más importante es la casa, el individuo siente su libertad interna y externa, con un dominio al lejano. La luz, el espacio exterior, hace que este dominio sea el enlace con nuestra vida, casi psicológicamente. Esta lo que embelesa, pero también lo inevitable, lo activo con lo pasivo. Para Bolaño, estas ventanas, ya sea de una casa o de un automóvil, son la reflexión constante con la vida.

Es ver pasar tu vida como en un film, pero a la vez, que cosa estos muchachos hacen pasando frió, contemplando el externo. El se arrastra, y abre esas ventanas. Se puede identificar con Virginia Woolf, en “THE OTHERS”, los personajes son especiales, ¿los muertos están vivos?, ¿y los fantasmas son los personajes protagonistas? Con Bolaño ¿estos personajes están despiertos?, ¿o duermen?, ¿están vivos, o se habla en una dimensión del mas allá?, la ambigüedad y la reflexión de espacios de tiempos indescifrables… o difícil de descifrar para el lector común… Bolaño escribe con una grandiosa belleza, y nos trasporta a una melancolía, y ternura absoluta.

“Y entonces yo miré las paredes de mi sala, mis libros, mis fotos, las manchas del techo y luego los miré a ellos y los vi como si estuvieran al otro con los ojos cerrados, pero los dos mirando, ¿mirando hacia fuera?, ¿mirando hacia dentro?, no lo sé, sólo sé que sus caras habían empalidecido como si estuvieran en el Polo Norte, y así se lo dije, y el que estaba dormido respiró ruidosamente y dijo: más bien es como si el Polo Norte hubiera descendido sobre el DF, Amadeo, eso dijo, y yo pregunté: muchachos, ¿tienen frío?, una pregunta retórica, o una pregunta práctica, porque de ser afirmativa la respuesta, yo estaba decidido a prepararles de inmediato un cafecito, pero lo cierto es que en el fondo era una pregunta retórica, si tenían frío con apartarse de la ventana hubiera bastado, y entonces les dije: muchachos, ¿vale la pena?, ¿de verdad, vale la pena?, y el que estaba dormido dijo simonel. Entonces yo me levanté (me crujieron todos lo huesos) y fui hasta la ventana que está junto a la mesa del comedor y la abrí y luego fui hasta la ventana de la sala propiamente dicha y la abrí y luego me arrastré hasta el interruptor y apagué la luz”.

En el diario de García Madero hace una anotación el 14 de diciembre que dice: “Si simón significa sí y nel significa no, ¿qué significa simonel? Hoy no me siento muy bien”.

Un escritor como Roberto Bolaño, es siempre vivo… y amado por siempre

Por Magdalena Arqueros Valer, Roma, Italia

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios