Visitar Roma, es ser consciente de viajar en el tiempo. En un tiempo donde el floreciente imperio romano existía.

Llegar al aeropuerto de Fiumicino, inmediatamente se siente el olor, y el estilo de esta maravillosa capital europea. Nuestros ojos se abren al termino de nuestro viaje cuando realmente arribamos a la estación Termini, (principal estación ferroviaria), donde comienza el verdadero sabor Romano, Roma Ciudad. Se comienzan a vislumbrar sus 4 grandes Basílicas, la religión católica importante para los peregrinos y gracias a ella próspero el arte y arquitectura. Caminamos, sobre los famosos san pietrini, todavía usados en las principales vías, Via Nazionale, Via dei Fori Imperiali etc. Sus magnificas fuentes: la Fontana di Trevi, Piazza Navona, de las Tartarughe. Sentarse en un café, y tomar un espresso o un capuccino, con un caliente cornetto, deleite de los romanos y turistas.

Foto de Internet.

La comida italiana es óptima en sus productos, en su sabor y presentación. La cultura en esta bella ciudad es al alcance de nuestras manos: Fetrinelli, Mondadori, casas editoriales con sus respectivas librerías, y MelBookStore, que ayudan a difundir los nuevos talentos con la presentación de los autores. Encontrarse un viernes o un sábado en Roma, generalmente hay manifestaciones, scioperi, que son un verdadero punto de reunión de familias y amigos, una caminata para exponer sus ideas, y hacer escuchar al gobierno su parecer contrario. Se conserva ese ambiente sociable, en que no hay un marcado nivel de las clases sociales, es eso que identifica a una ciudad tan especial. Por sus calles es frecuente ver Woddy Allen, Tom Cruise, Carlo Verdone, etc, actores y directores de cine famosos, que en esta ciudad son parte de un mundo simple y sencillo, que valoriza, sin importunar el trabajo. Pasear es siempre placentero especialmente por los vicoli (callejuelas), encontrar iglesias llenas de historia y de riquezas artísticas, pasa el tiempo, mas siempre se descubre algo nuevo en esta bella capital. Mucho se habla del romano, quizás se le toma por brusco, o poco cortés, pero son personas que aman a la gente y son llenos de humanidad al desvalido.

El mérito de Italia y Roma es el valor al trabajo manual, apreciados son los artesanos genios del valor artístico. ¡Si!, es una ciudad de querer, apreciar y visitar. Continuará siendo eterna, sus cambiamientos serán en los restauros de los grandes monumentos que construyeron miles de años atrás los romanos, que se preservan hasta hoy como una maravilla del mundo. ¡Buon giorno Roma!

Por Magdalena Arqueros Valer.

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios