Debido a que las infecciones en el oído medio se presentan con mayor frecuencia en la infancia, los padres de familia deben evitar el uso de hisopos o pasadores porque empujan la cera hacia partes más internas, donde se adhiere y causa un tapón.

 

Se calcula que a los cinco años, más del 90 por ciento de los infantes habrá sufrido algún episodio de infección en el oído y un 30 por ciento de ellos, la presentará de forma recurrente.

Lo más común es que la infección sea causada por bacterias como el Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o la Moraxella catarrhalis, precedida habitualmente por un evento viral tres o cuatro días antes. La otitis viral se produce por el virus adenovirus, rinovirus, coxsackie o mixovirus.

Los niños con otitis presentan dolor intenso que les provoca llanto continuo, suelen tocar o rascarse el oído afectado de forma insistente, irritabilidad y en casos severos, fiebre, falta de sueño y apetito.

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios