Este curioso descubrimiento ha sido posible gracias a la tecnología de Google Earth, pues, a través de imágenes satelitales un grupo de científicos alemanes y checos constataron que las vacas estarían dotadas de una brújula interna.

Cuando los científicos compararon imágenes recopiladas de los cinco continentes, pudieron observar, por ejemplo, que los bovinos están más orientados hacia un eje norte-sur, mientras que las vacas en todo el mundo están colocadas siempre paralelamente entre ellas.

Al principio, algunos campesinos atribuían esta alineación al viento: las vacas se posicionarían así para protegerse de él. Pero la realidad es totalmente diferente. Las vacas nunca pierden “el norte” debido al campo magnético terrestre.   ¿Sabías eso?

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios