Los ratones varones que emiten sonidos de alta frecuencia (claro, son imposibles de percibir por el oído humano) lo hacen cuando detectan la presencia de ratones hembras, presuntamente como parte del proceso de cortejo.

Según investigaciones realizadas, esas vocalizaciones no eran chillidos aleatorios sino canciones, según comento Timothy Holy, uno de los investigadores. “Seguían un patrón, sonaban como el cantar de los pájaros”.

Para demostrarlo, los científicos divulgaron grabaciones de los sonidos, adaptados para el oído humano. “Realmente suenan como el trino de pájaros”.

Para ser calificado como canto, los sonidos deben tener dos características principales:

– Una multitud de sonidos distintos en lugar de un solo sonido repetido hasta el infinito.

– Una regularidad temporal, como la de un acorde que se convierte en melodía.

Durante la investigación los científicos analizaron un grupo de 750 sílabas producidas por un solo ratón macho durante un periodo de 210 segundos y concluyeron que el animal producía estos sonidos siguiendo una partidura y no al azar.

Estos se suman a la lista de los seres vivos que cantan en presencia de un miembro del sexo opuesto, las aves, la ballena jorobada, las marsopas, los insectos y posiblemente los murciélagos, y por supuesto el ser humano

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios