Los corredores de Bolsa en China han dejado de creer en los reguladores del país, sobre todo después de la abrupta caída en el mercado de valores de los últimos días.

Las bolsas chinas concluyeron su tercera semana consecutiva de fuertes caídas, a pesar de los ingentes esfuerzos de las autoridades de ese país para tratar de contener este derrumbe.

El índice general de Shanghai, se desplomó el viernes un 5,8%, con lo que sumó pérdidas de un 12,3% sólo durante esta semana, y de en torno a un 33% desde el pasado 12 de junio, el último día de los siete meses de racha alcista que lo puso en niveles que no veía desde 2008.

También sufrió abultadas pérdidas la Bolsa de Shenzhen, la segunda del país, cuyo índice general cayó un 5,25%.

En estas tres semanas las pérdidas de ambas bolsas suman ya el equivalente a más de 2,36 billones de dólares.

La volatilidad está siendo extrema estos días, pues ya hay más inversores individuales en la bolsa en el país (unos 90 millones) que los 87,8 millones de miembros que tiene el Partido Comunista de China (PCCh), y en su mayoría son personas con rudimentarios o nulos conocimientos financieros, que volcaron en la bolsa sus ahorros.

Ante esa inestabilidad, el gobierno chino busca hacer todo lo posible para evitar que se agrave un desplome bursátil especialmente inoportuno, en un momento en que su economía es más vulnerable.

Además de hacer llamamientos, desde distintos organismos, a la “responsabilidad” de los inversores para que no se dejen llevar por los “rumores” ni cunda el “pánico”, anteayer Beijin recortó en un 30 por ciento las tasas bursátiles por intercambio de acciones, y anoche prometió investigar posibles manipulaciones en los mercados.

La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) asegura haber detectado presuntas irregularidades tanto en las bolsas como en el mercado de futuros, y esta misma mañana suspendió cautelarmente 19 cuentas de este último mercado.

El Banco Popular de China también recurrió a un “doble recorte”, algo que no hacía desde 2008: una reducción de las tasas de interés y de depósito en 25 puntos básicos (la cuarta desde noviembre) y el mayor estrechamiento diario también desde 2008 del coeficiente de caja de los bancos (hasta un 18,5 por ciento).

Mientras se suceden los anuncios de las autoridades, y ante el temor a que el pesimismo bursátil pueda acabar contagiando a la economía real, varios medios oficiales han difundido en los últimos días opiniones de distintos analistas que ven señales de esperanza en la solidez de los fundamentos la economía.

¿Quieres conocer más acerca de China? Da clic en Noticias China y ¡Síguenos!

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios