Una mujer de 55 años de Hong Kong murió tras ser hospitalizada por sufrir un derrame cerebral al recibir recientemente la vacuna Sinovac. Este es el segundo caso de muerte en Hong Kong tras la administración de la vacuna china.

El gobierno de Hong Kong dio prioridad a las personas de 60 años o más para recibir la vacuna COVID-19 inactivada “Coronavac”, producida por la empresa china Sinovac Holdings Biotechnology Co.

Una mujer de 55 años ingresó ayer en el hospital Kwong Wah tras sufrir un derrame cerebral y posteriormente falleció. Ella se había puesto la vacuna en un centro de vacunación del polideportivo de Kwun Chung el 2 de marzo, según informan hoy los medios de comunicación de Hong Kong, citando fuentes.

Un comité de expertos para evaluar el incidente clínico de la vacuna Nueva Corona Virus dijo que se reuniría el próximo lunes para discutir este caso, a la espera de una autopsia para entender mejor la causa de la muerte.

Antes de eso, el Departamento de Salud del gobierno de Hong Kong anunció en la noche del 2 de marzo que un hombre de 63 años que había recibido la vacuna el 26 de febrero había buscado atención médica por una dificultad respiratoria aguda el 28 de febrero y murió ese mismo día.

“En declaraciones a un programa de la Radio Televisión de Hong Kong esta mañana, el Dr. Hung Ivan Fan Ngai, convocante del Comité de Expertos para la Evaluación de los Acontecimientos Clínicos de la  vacuna del nuevo Corona Virus, dijo que el Comité estaba de acuerdo que la causa de la muerte del paciente que había recibido la vacuna de Sinovac anteriormente, no estaba directamente relacionada con la vacunación.

Según el Secretario de Alimentación y Salud, Sra. Chan Siu-chee, en el mismo programa, el número de citas de vacunación por día ha disminuido después del incidente.

Hasta ahora, se ha informado  que ninguna de las vacunas de China ha sido autorizada por la OMS para su uso. Brasil ha publicado datos que demuestran que la vacuna Sinovac sólo tiene una eficacia del 50,4%.  Experto en vacunas china Tao Li Na llegó a revelar el 5 de enero en las plataformas de las redes sociales que tras la vacunación con vacunas chinas existían hasta 73 tipos de efectos secundarios, afirmando que las vacunas chinas son “las más inseguras del mundo”.

Además, la seguridad de las vacunas fabricadas en China ha sido cuestionada en varios países, el presidente francés, Emmanuel Macron, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, e incluso el primer ministro de Camboya, Samdech Hun Sen , que siempre ha sido pro-chino, han expresado públicamente su desconfianza hacia las vacunas chinas.

Un sondeo realizado en Hungría a finales de enero mostró que sólo el 27% de las personas estaban dispuestas a vacunarse con la vacuna china, siendo la mayoría de la población local escéptica en cuanto a la seguridad de las vacunas chinas.

Los casos de vacunación confirmada con vacunas de fabricación china también han salido a la luz a nivel internacional,  recientemente una enfermera de Indonesia no sólo fue diagnosticada sino que murió tras recibir la vacuna china Sinovac. Anteriormente, al menos 17 empleados de empresas centrales chinas enviados a Angola en África estaban infectados por la enfermedad, 47 empleados chinos en Uganda estaban infectados por el virus, quienes fueron vacunado antes de salir del  país, al llegar a su destino se encontraron que les dio positivo el virus y 300 de los 400 empleados chinos de la empresa de construcción de energía eléctrica de Tianjin en Serbia fueron diagnosticados, la mayoría de los cuales habían recibido vacunas del Grupo sinopharm de China antes de salir del país. Recientemente, también se informó que varios altos ejecutivos de una compañía aérea de Shanghái habían sufrido mareos, somnolencia y pérdida de la movilidad normal tras ser vacunados con la vacuna Sinovac.

Un viajero de Shanghái que se dirigía a Hong Kong dijo que “todo el mundo se sintió mal, surgieron dolores de cabeza, somnolencia y otras reacciones”, “las personas en la oficina también padecieron éstos efectos”.

Según los datos oficiales del PCCh, a finales de febrero China había acumulado más de 52 millones de dosis de la vacuna COVID-19, lo que supone una tasa de vacunación inferior al 4% de la población vacunada. China había previsto completar la vacunación del 40% de la población para finales de junio, pero el experto chino en enfermedades infecciosas Zhang Wenhong  expresó no ser optimista con respecto a la situación durante un seminario web organizado el 1 de marzo por la Brookings Institution y la Universidad de Tsinghua.

Editor Yuntian

Reportero: Gao Jianwen

Versión en chino: https://m.soundofhope.org/post/481439

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios