Luego de analizar unos 200 estudios, los investigadores observaron que no basta con mitigar lo negativo.

La Escuela de Salud de la Universidad de Harvard publicó un estudio llamado: “El contenido del corazón: la asociación entre el positivo bienestar psicológico y la salud cardiovascular” en la revista Psychological Bulletin, donde se sostiene que no es suficiente mitigar los pensamientos negativos, sino que las características psicológicas positivas son las que están relacionadas con una óptima salud del corazón.

Ya estaba demostrado que los estados negativos, como la depresión, la ira, la ansiedad y hostilidad, son perjudiciales para la salud cardiovascular, pero esta vez los investigadores llegaron un poco más lejos.

“La ausencia de lo negativo no es lo mismo que la presencia de lo positivo. Hemos encontrado que los factores como el optimismo, satisfacción con la vida y la felicidad, se asocian a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, independientemente de los factores como la edad de una persona, el estatus socioeconómico, el tabaquismo, o el peso corporal “, señala Julia Boehm, becaria de investigación en el Departamento de Sociedad, Desarrollo Humano y la Salud en la Universidad de Harvard, y autora principal del estudio.

“Por ejemplo, las personas más optimistas tienen un riesgo menor aproximado en un 50% de sufrir un algún problema cardiovascular en comparación con sus pares menos optimistas”, advirtió Boehm.

Luego de haber analizado 200 estudios sobre el tema, Boehm y su colega Laura Kubzansky, profesora de la Sociedad sobre el Desarrollo Humano y la Salud de Harvard, encontraron que los factores positivos retardan la progresión de las enfermedades.

Encontraron que estos pacientes tienen comportamientos más saludables, como hacer ejercicio, comer una dieta balanceada y dormir lo suficiente. Además, un mayor bienestar se relaciona con una mejor función biológica, como la presión arterial más baja, mejores perfiles de lípidos (grasa en la sangre), y un peso corporal normal.

“Estos hallazgos sugieren que un énfasis en reforzar las fuerzas psicológicas en lugar de simplemente mitigar los déficits, podría mejorar la salud cardiovascular”, dijo Kuzbansky.

El estudio fue apoyado por Pioneer Portfolio de la Fundación Robert Wood Johnson, a través de la concesión “Explorando Conceptos de salud positiva”.

La Asociación Americana del Corazón informa que más de 2.200 estadounidenses mueren de enfermedades cardiovasculares (ECV) diariamente, un promedio de una muerte cada 39 segundos. El derrame cerebral es la causa de más del 6% de las muertes en Estados Unidos.

Por Harry Usseglio – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios