¿Conoces lo que es el síndrome del acento extranjero?

Una mujer de Oregón que tuvo una cirugía oral, no sólo terminó perdiendo sus dientes, sino también su acento norteamericano.

Karen Butler, de 56 años, suena como si viniera de algún sitio de Escandinavia o posiblemente de Sudáfrica con un poco de acento irlandés por aquí y por allá. Sin embargo, antes de su cirugía en 2009, ella tenía un completo y auténtico acento norteamericano.

Los dientes de Butler fueron sustituidos por una dentadura postiza, pero su acento nunca volvió.

Ahora, cuando la gente conoce a Butler por primera vez, le hacen siempre la misma pregunta:

“¿De dónde es usted? ¿Dónde consiguió usted aquel acento?”. A lo que Butler responde: “Lo conseguí aquí”.

 “¿De aquí? ¿Oregón?”, insisten los curiosos. “Ellos piensan que digo de Irlanda, pero digo Oregón”.

Butler se da cuenta que ella tiene una condición muy rara llamada el Síndrome del Acento Extranjero (SAE), que por lo general aparece por un golpe o trauma cerebral.

“Es tan raro, se han reportado menos de cien casos. Un neurólogo promedio, incluso un neurólogo especialista en derrames, no vería un caso en toda su vida, le dijo Butler al doctor Ted Lowenkopf del Centro de Derrames de Providence a NBC News.

Según la universidad de Dallas, el SAE es un desorden motor del discurso que causa cambios en términos de cronometraje, entonación, y de la colocación de la lengua, de modo que éste es percibido por los oyentes como un acento extranjero.

Lowenkopf le dijo a The Orgonian que el síndrome se ha estado correlacionado con lesiones en distintas áreas del cerebro: el lóbulo frontal izquierdo, el lado derecho, y el cerebelo en la base del cerebro. Generalmente el daño es menor, por lo cual el síndrome es muy raro, mientras que los derrames por lo general causan más daño, llevando a mayores efectos en el discurso.

“Lo que pasa con el síndrome del acento extranjero, según lo mejor de nuestro entendimiento es que, una muy, pero muy pequeña parte del área del discurso se afecta, de modo que la entonación normal del discurso se ve alterada”, dijo Lowenkopf.

También te puede interesar:

Por Belinda McCallum

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios