El 30 de noviembre Xi Jinping convocó una reunión del Buró Político del PCCh, enfatizando que los militares deben concentrarse en prepararse para la guerra. Esta es la segunda vez en 6 días en que enfatiza la preparación para la guerra, lo que despertó la atención del mundo exterior.

Según informes de los medios de comunicación del PCCh, el Buró Político del Comité Central del PCCh celebró una reunión el 30 de noviembre para revisar el «Reglamento sobre el trabajo político en el ejército», el «Reglamento sobre el trabajo del Partido Comunista del Frente Unido» y el «Reglamento sobre la protección de los derechos de los miembros del PCCh».

Xi Jinping presidió la reunión y pronunció un discurso, enfatizando la necesidad de fortalecer el liderazgo centralizado y unificado del Comité Central del PCCh y la Comisión Militar Central sobre el ejército, implementar la responsabilidad de las organizaciones del partido en todos los niveles para liderar el trabajo político y al mismo tiempo, enfocarse en prepararse para la guerra e integrar el trabajo político en todos los eslabones de la efectividad del combate.

Cuando Xi Jinping asistió a la reunión de entrenamiento militar de la Comisión Militar Central en el Hotel Jingxi en Beijing hace 5 días, también pidió concentrarse en prepararse para la guerra. También dejó en claro que se han producido nuevos cambios en el entorno de seguridad actual y la situación de las luchas militares, lo que requiere que los militares aumenten su conciencia del peligro.

Algunos analistas creen que en el discurso de Xi Jinping se revela preocupación de la situación actual del PCCh sobre donde se encuentra en el entorno internacional.

En los últimos años, el PCCh se ha expandido en el extranjero y tiene frecuentes conflictos con los países vecinos en el Estrecho de Taiwan, en el Mar del sur de China y en la frontera entre China y la India. Además, el ocultamiento de la epidemia ha provocado que la plaga del virus PCCh se propague por todo el mundo y se ha aprovechado de los países que están ocupados respondiendo a la epidemia para participar en una «diplomacia de máscara». La «diplomacia de la guerra del lobo feroz» intentó expandir su influencia internacional, especialmente la introducción de la Ley de Seguridad Nacional versión Hong Kong durante la epidemia, que violó los derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang, etc., lo que enfureció al mundo occidental.

Japón, Australia, Estados Unidos e India están tratando de unir a los países del sudeste asiático y a otros países para crear una «OTAN asiática» para contrarrestar al PCCh. Cuando el primer ministro australiano Morrison visitó Japón a finales de noviembre, había llegado a un acuerdo con el primer ministro japonés, Yoshihide Suga sobre la profundización de la cooperación militar bilateral para promover la paz y la estabilidad en la región del Indo-Pacífico y el impulso de expansión del PCCh sufrió un severo revés.

El periodista australiano de news, Jamie Seidel dijo una vez que Xi Jinping fue condenado por importantes generales del ejército comunista chino, acusándolo de destruir la oportunidad de «gobernar el mundo» con su política estilo lobo guerrero.

Pei Minxin, un experto en asuntos de China, también reveló en el Foro de Seguridad de Aspen que las críticas a Xi Jinping se han extendido dentro del PCCh, creyendo que Xi hizo enojar a Estados Unidos prematuramente por lo que ha creado una alianza internacional contra el PCCh.

Si bien la administración Trump de Estados Unidos está uniendo al mundo para contener al PCCh, también ha continuado dando golpes duros para combatir las ambiciones militares de expansión militar global del PCCh.

La última noticia es que Reuters reveló el 30 de noviembre que la administración Trump se está preparando para incluir a los fabricantes chinos de chips SMIC y CNOOC en la lista negra militar-industrial del PCCh y restringir su acceso a la inversión estadounidense. 31 empresas chinas se han incluido en la lista anterior.

Reuters también informó la semana pasada que la administración Trump está a punto de anunciar que ochenta y nueve empresas aeroespaciales chinas tienen vínculos militares con otras empresas, lo que les impide comprar una gama de productos y tecnologías estadounidenses.

Además, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva el doce de noviembre, que prohíbe a las empresas e individuos estadounidenses invertir en empresas propiedad o controladas por el ejército chino a partir del once de enero del próximo año; puso fecha límite de retirar la inversión de asuntos relacionados antes del once de noviembre del próximo año. Trump también declaró el estado de emergencia en todo el país en respuesta a las amenazas del PCCh.

Al mismo tiempo, Trump también eliminó a 11 consultores de alto perfil, incluido Henry Kissinger, de la Junta de Política de Defensa.

En este sentido, el comentarista de actualidad Zhou Xiaohui señaló que estas personas abogaban principalmente por «abrazar al PCCh», lo que es contrario a la dura política de Trump de tratar al PCCh como «principal adversario».

Zhou Xiaohui cree que el primer paso de Trump es «declarar la guerra» al estado profundo de Estados Unidos y al PCCh, demostrando que nunca se comprometerá. El segundo es limpiar al Departamento de Defensa y sus agencias relacionadas para garantizar que los miembros implementen las órdenes de Trump, mientras se evita que estos consultores despedidos obtengan secretos militares y eviten la interferencia con las acciones futuras de Trump.

Zhou Xiaohui señaló que debido a la determinación y las acciones de Trump, Zhongnanhai, Beijing ya percibió que se acerca el final.

Reportero: Yang Zheng

Editor: Yuan Ming Qing

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/448837?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios