Las piedras dispuestas en modo circular siguen siendo un enigma y un motivo de análisis de las habilidades de nuestros antepasados

Stonehenge probablemente fue construido para tener un altar ceremonial en altura, comentó el crítico de arte Julian Spalding al divulgar su libro Realization y referirse a la disposición circular de las grandes piedras que lo caracterizan.

“Mi sugerencia es que Stonehenge probablemente no fue ni un templo ni un calendario, sino que lo más probable un altar ceremonial utilizado por cientos de personas”, escribió en su publicación en el medio The Guardian, el 16 de marzo.

En respuesta a sus comentarios, el profesor de arqueología de la Universidad de Oxford, Barry Cunliffe, declaró que Spalding podría estar en lo cierto, “pero no conozco ninguna evidencia para apoyarlo”, según declaraciones citadas por Huffington Post.

Spalding aseguró en cambio que no tiene nada en contra la arqueología, “pero quiero dejar claro que mi idea no vino de la excavación en el suelo. Llegó, en cambio, al mirar las estrellas y al preguntarme lo que nuestros antepasados pensaron de ellas, cuando se creía que la Tierra era plana”. El crítico de arte sugiere que no tenían un conocimiento avanzado del Universo.

Según el crítico, otras las construcciones como las pirámides de México, Egipto y China son también producto del sentido común.

“Un círculo era la forma del cielo. La tierra plana tenía que ser cuadrada por haber cuatro direcciones – Norte, Sur, Este y Oeste. Es por eso que todas las pirámides son de cuatro lados, y, por cierto, muy difíciles de construir”, concluyó Spalding.

Sobre sus comentarios, Hugh Thomson, escritor de viajes, indicó en su blog: “Si querían construir un edificio alto, todos, desde Egipto a Mesoamérica lo hicieron creando una masa amplia y estable, como una pirámide, para que se pueda levantar pisos superiores”, citó Huffington Post.

El sitio de la edad de piedra es noticia no solo por los dichos de Spalding y los arqueólogos. El lugar está de fiesta esta semana pues reúne a miles de visitantes que celebran el equinoccio y la llegada de la primavera.

Según los registros oficiales británicos, Stonehenge, ubicado en la localidad de Whitshire, tiene una edad estimada de 5.100 años y se postula que fue construido para usos relacionados con la astronomía y o con los rituales. Las excavaciones continúan en busca de mayores evidencias a estas hipótesis.

Construcciones circulares se conocen en muchas partes del mundo. Una de ellas es Arkaim, de unos 4.800 años de antigüedad, en los montes Urales. Sin embargo era totalmente de madera. Se caracteriza por evidenciar prácticas espirituales, un conocimiento sobre el Universo y una avanzada tecnología de materiales, que los investigadores del sitio arqueológico aún no han logrado comprender. En su interior se observaron símbolos milenarios de la svástica característica del budismo.

En otro ejemplo, menhires ubicados en los Urales de Akhunova, Rusia, también se cree que fueron dispuestoshace 5.000 años, como un complejo observatorio solar y lunar, con un calendario de los solsticios y equinoccios.

El investigador Kostantin Bustrushkin, explicó que uno de los menhires de Akhunova reveló el “corazón” de la constelación de Draco, que durante la época de Arkaim era el polo. “Una evidencia física directa de que nuestros antepasados eran conscientes de la precisión y poseían información sobre los cambios en el cielo estrellado. Lo sabían todo sobre el Universo”, concluyó Bustruskin, al referirse a dichos habitantes que poblaron la Tierra hace cinco mil años.

Te puede interesar:

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios