Sugieren tomar días de descanso por salud mental

Tomarse unos días de descanso y salir de la rutina es muy importante para la salud mental y contra el estrés crónico, indicó ayer a ABC la directora del Hospital Psiquiátrico, Mitha Rodríguez. “Lo que hay que combatir es el estrés crónico, pues produce un desgaste físico y emocional que puede llevar a sufrir enfermedades graves, tales como accidentes cardiovasculares y depresión, por solo mencionar algunas dolencias”, señaló.

Agregó que no se deben confundir vacaciones con viajes. “Las vacaciones deben ser sinónimo de descanso, porque la mayoría piensa que si no se viaja no se descansa. Sería lo ideal viajar, pero hay que ajustar los presupuestos, pues muchos se endeudan para vacacionar y luego no pueden pagar y eso genera otra situación de estrés. También es recomendable planear lo que se hará en el tiempo libre y no obligarse a entrar en cuentas impagables”, dijo.

Destacó además que lo importante es realizar actividades saliendo de la rutina. “Tendríamos que utilizar este periodo de pausa como un puente de la rutina y el estrés. Insistir en hacer actividades físicas y tener una alimentación saludable, pero sobre todo buen sueño, es decir un descanso reparador. Varios hablan de trasgredir en las vacaciones y caer en excesos y eso no es recomendable”, manifestó.

Explicó que hay dos tipos de estrés, el agudo y el crónico, y es este último el que debemos evitar haciendo una pausa. “Al agudo estamos sometidos diariamente y llega incluso a ser positivo porque nos obliga a presentar en tiempo y forma nuestras obligaciones. Pero necesitamos la pausa para evitar el estrés crónico, que es el que debilita el cuerpo, la memoria y el sistema inmune y nos comenzamos a enfermar a causa del agotamiento”, resaltó.

Pidió entender que desconectarse por lo menos unos días ayuda a volver al trabajo más productivos. “Cuando hablamos de desconectarnos en las vacaciones, también deberíamos incluir los celulares y correos. Varios invierten mucho dinero en sus vacaciones, pero igual se estresan y vuelven peor, porque todo el tiempo están respondiendo sus emails, están atendiendo llamadas y continúan. Es decir, no se sacaron el chip del trabajo y vuelven más agotados y eso afecta”, explicó la profesional.

Fuente: ABC

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios