Sun Quan: un maestro en la selección de talentos para su reinado

DA CLICK PARA AMPLIAR LA IMAGEN
Sun Quan promovió a algunas personas menos conocidas a los roles críticos por el mérito de su ingeniosidad

 

Sun Quan fue el fundador de Wu del Este durante los Tres Reinos (Cao-Wei, Shu Han y Wu Oriental), período de la historia china donde los caudillos militares tenían constantes batallas entre sí en los últimos años de la Dinastía Han del Este. A la edad de dieciocho, Sun Quan heredó el territorio de su hermano después de que su padre murió y su hermano fuera asesinado. A medida que promovió y autorizó el desarrollo de talentos, Sun Quan sobrevivió a varias crisis y por consiguiente hizo una firme presencia en el caos de la época de los Tres Reinos.

Sun Quan promovió a algunas personas menos conocidas a los roles críticos por el mérito de su ingeniosidad. El gran desafío para él era convencer a los generales de mayor rango de que las personas nuevas eran capaces de sostener responsabilidades importantes. Hay una historia acerca de la manera en que en una ocasión Sun Quan convenció a los generales de alto rango. Llevó a cabo un banquete con un general recién ascendido, con el antecedente de que venía de familia pobre, y con dos generales de alto rango que habían sido designados como diputados del nuevo general. Durante el banquete, Sun Quan le pidió al nuevo general que se quitara la ropa para revelar el gran número de cicatrices que tenía por todo el cuerpo.

Sun le preguntó al nuevo general en qué batallas había obtenido cada una de las cicatrices, y la respuesta del general sobre esas batallas impresionaron a todos en el banquete. Entonces, Sun Quan le dijo cuán agradecido estaba por haber luchando por él y que esa era la razón por la cual lo designó como general y le confió tareas importantes. Los dos generales de alto rango quedaron convencidos de que el nuevo general se merecía el puesto.

Como se esperaba, el nuevo general no defraudó a Sun Quan. Cao Cao llevó cuatrocientos mil guerreros para atacar el condado pero el nuevo general protegió el condado y Cao Cao tuvo que retirarse.

El famoso verso de Sun Quan decía: “Valore los méritos de una persona e ignore sus defectos”, Wu hizo del Este un estado fuerte y próspero, con buenas políticas internas. Unos pocos jóvenes talentos, como Zhou Yu, Lu Meng y Lu Xun, eran confiables en el poder en el momento adecuado y fueron tratados con gran respeto. En la Batalla del Acantilado Rojo, Zhou Yu formó una alianza con Liu Bei, quien más tarde fundó el reino de Shu-Han para derrotar con éxito a las tropas más fuertes dirigidas por Cao Cao y, como resultado, consolidaron aún más la fundación de la Wu Oriental. Lu Meng no solo se distinguió en las batallas en muchas ocasiones, sino que también colaboró con Lu Xun para derrotar a Guan Xu, uno de los generales más famosos de Shu-Han, y así amplió el territorio de la Wu Oriental. En cuanto a Lu Xun, quien obtuvo una aplastante victoria sobre las tropas del Shu-Han en la batalla de Yiling y derrotó al ejército de Cao Wei, se hizo una figura central en el Wu del Este muchas veces.

Sin embargo, durante los últimos veinte años que reinó, su reino se mantuvo relativamente estable. Poco a poco su actitud hacia sus subordinados ya era tan amable como antes, y por el contrario, se puso celoso e, incluso, adoptó medidas estrictas de vigilancia para controlar a su pueblo y maltratarlos de manera arbitraria. Además, en repetidas ocasiones aumentó los impuestos, lo que causó numerosas huelgas civiles. Estos levantamientos a pequeña escala, aunque rápidamente reprimidos, habían demostrado que en la esta etapa de su reinado no era popular entre su pueblo como antes.

Por lo tanto, el reinado de Sun Quan se puede dividir en dos etapas claramente diferentes por la forma de tratar a su pueblo. En la primera etapa, de treinta años, Sun Quan se enfrentaba a situaciones difíciles tanto interna como externamente, por lo tanto, hizo un gran esfuerzo para fomentar y promocionar talentos. En la segunda etapa de veinte años, aunque se instaló un ambiente relativamente estable, se repite el error normal de muchos gobernantes, el de ser arrogantes.

Por David Wu – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios