‘Sustracción de órganos humanos’ entre las grandes narraciones galardonada con el premio Peabody

“La sustracción de órganos humanos: El comercio ilegal de órganos en China” profundiza en cómo los presos de conciencia son utilizados en China como un banco de órganos vivos y son sistemáticamente asesinados durante cirugía para el negocio de trasplante ilícito del régimen chino.

La narración de lo que sucede en nuestras vidas, familias, comunidades, países y en todo el mundo es tan crucial para nuestra experiencia humana, se podría argumentar que tal proceso de transformación es tan importante como el aire que respiramos.

Trailer Human Harvest (Sustracción de órganos humanos)

“Las historias dan forma a nuestra manera de entender el mundo, cómo nos entendemos a nosotros mismos, cómo entendemos a los demás, y, en particular, cómo se desarrolla la empatía y la capacidad de ver las situaciones de otras personas”, dijo el doctor Jeffrey Jones, director de los Premios Peabody. Jones estaba en la alfombra roja en el inicio de la 74ª ceremonia de los Premios Anuales de Peabody el domingo 31 de mayo.

Una procesión eufórica de narradores distinguidos le siguió en la alfombra roja en el Cipriani Wall Street de la ciudad de Nueva York.

El premio más antiguo y prestigioso en la ciencia de la información y los medios electrónicos en el mundo, el programa de premios George Foster Peabody es único. A diferencia de los premios de arte que celebran por ejemplo, el mejor guión, dirección, o actuación, el Peabody le hace honor a la narración.

El proceso de selección tal vez corre más que una maratón. De las cerca de 1.200 presentaciones, el consejo de los miembros del jurado seleccionó a cada uno de los ganadores por unanimidad. Después de incontables horas de escuchar y visualizar, y casi 100 horas de reunión cara a cara en Los Ángeles, Filadelfia, y Atenas. Los 17 miembros del jurado dijeron que sí a todos los 40 ganadores.

“Déjame que te cuente, los placeres del proceso de alcanzar la unanimidad no puede ser exagerado”, dijo el Dr. Jones durante su discurso de apertura.

“Hay mucha más calidad alcanzada en las decisiones (que tomamos), y vamos más allá de algunas de las otras entregas de premios”, dijo Eric Deggans, un crítico de TV para NPR y miembro del consejo de Peabody.

Los miembros del jurado prestan mucha atención tanto a la narración como a lo que se está contando, a partir de entonces animan a los asistentes a la ceremonia de utilizar el hash tag #StoriesThatMatter (historias que son importantes).

Pero, ¿cómo saber qué historias son importantes? Jones preguntó retóricamente en el escenario de los Premios Peabody. Luego procedió a citar el intercambio culminante entre Frodo y Sam en “El Señor de los Anillos”, al final de la película “Las Dos Torres”:

“Cuando todo parecía una pérdida para enfrentar el mal, Frodo preguntó malhumorado, ‘¿A qué nos estamos aferrando  Sam?’ A lo que el sabio amigo simplemente dice: “Hay un poco de bien en este mundo señor Frodo y vale la pena luchar por eso””.

Aunque los Peabody premia todos los géneros en los medios electrónicos, en las categorías de entretenimiento, documentales, noticias y radio, educación, programación infantil, servicio al público, institucional y premios individuales, la respuesta de Sam al señor Frodo hace sonar la más obvia verdad con los ganadores de noticias y documentales.

Las presentaciones se agruparon por temas generales, como la guerra, el terrorismo, el brote de ébola, la discriminación racial, la degradación del medio ambiente, inmigración, y así sucesivamente y fueron preseleccionados por los comités. Pero había una película documental que, en lo que se refiere a los temas, se sostuvo por sí misma.

“Esta noche celebramos a los narradores que iluminan la oscuridad y el peligro de nuestra condición actual… Celebramos los que dan una luz en el comercio de órganos humanos en China… “, dijo Jones en su discurso, y después de mencionar otros temas difíciles, hizo una imitación muy divertida de James Brown, en referencia a uno de los documentales premiados, “señor Dinamita”, dio un oportuno alivio cómico.

Exponiendo un genocidio

“La sustracción de órganos humanos: El comercio ilegal de órganos en China” profundiza en cómo los presos de conciencia son utilizados en China como un banco de órganos vivos y son sistemáticamente asesinados durante cirugía para el negocio de trasplante ilícito del régimen chino.

Los cineastas entrevistaron a los nominados del Premio Nobel de la Paz David Kilgour y David Matas, que han estado investigando la atrocidad desde el 2006. Ellos estiman que alrededor de 40.000 a 60.000 personas han sido asesinadas por sus órganos en China. Otro investigador, Ethan Gutmann, estima unos 65.000, aún a pesar de los diferentes cálculos, los tres están de acuerdo en que probablemente sea sólo la punta del iceberg.

Las investigaciones comenzaron poco después de que la ex esposa de un cirujano chino reveló que su esposo había removido a la fuerza miles de córneas de practicantes de Falun Gong, una práctica espiritual tradicional china. Ella primero le dijo a La Gran Época lo que había presenciado. Su relato también se destaca en la película, junto con los receptores de trasplante de órganos que fueron a China para su cirugía.

La escala y la crueldad de este crimen de lesa humanidad es difícil de entender, y tal vez el mayor reto para los realizadores fue tratar de contar una historia que es demasiado horrible para creer, dijeron los productores.

“Este premio pertenece realmente a David Matas, David Kilgour, Ethan Gutmann, y a muchos otros que trabajan sin descanso para poner fin a este crimen de lesa humanidad. Pertenece a los inocentes practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia en China… Tengo el honor de ayudar a contar su historia”, dijo Leon Lee, el productor del documental, en su breve discurso de aceptación.

De pie con él en el escenario estaba Crystal Chen, una mujer que fue arrestada cinco veces en China por practicar Falun Gong. Fue detenida por el simple hecho de querer ser una mejor persona, creyendo en los principios universales de verdad, benevolencia y tolerancia.

“Se vio obligada a someterse a múltiples pruebas de sangre en el campo de trabajo”, dijo Lee, hablando de Chen. “Si cualquiera de esas pruebas hubiera coincidido para un trasplante de órganos … ella no estaría aquí con nosotros esta noche. Todos los días, hay personas que no son tan afortunados como ella, y no podemos parar nuestro trabajo hasta que la sustracción de órganos en china termine”.

Maureen Ryan, crítico de televisión de AOL / Huffington Post y miembro de la junta de los premios Peabody, dijo en la alfombra roja, “La sustracción de órganos humanos, me gustó mucho el hecho de que fue restringido. Podría haber sido un tema muy sensacional, pero fue manejado de una manera muy restringida… Estamos honrando cosas a las que otras personas no le están prestando atención. ¿Está en CNN 20 veces al día? No, pero esto es algo acerca de lo que la gente necesita saber, por lo que si podemos ayudar a arrojar nuestro pequeño rayo de luz sobre estas cosas, entonces estoy completamente para esto”.

León dijo que estaba “emocionado” de recibir el Premio Peabody, ya que ayudaría a difundir una mayor conciencia acerca de este crimen de lesa humanidad.

Cuando se le preguntó si él está sorprendido de que no hayan más documentales o cobertura sobre este tema, dijo, que es probable que haya muchas razones, pero “ahora es el momento de ver la película … para que tomen su propia decisión”.

Y continuó: “Esto no es una cuestión de raza, religión o nacionalidad… Hay muchas cosas locas que suceden en el mundo ahora mismo, pero la sustracción de órganos humanos de presos de conciencia tiene que estar en alguna parte como tema principal. Frente a semejante crimen contra la humanidad, como ser humano tienes que tomar una decisión. Mi pregunta es, ¿qué vas a hacer al respecto?”, dijo con convicción.

La historia continúa

La narrativa es poderosa ya que aclara cuestiones y eventos que son difíciles de comprender, y una vez que podamos darles sentido podremos hacer algo al respecto. Haciéndose eco de la petición de Sam, hay mucho bien en el mundo por defender, como las colegialas inocentes que quieren una educación.

Los corresponsales de CNN Nima Elbagir e Isha Sesay recibieron su premio Peabody por su cobertura de las 276 niñas de escuela en Nigeria que fueron secuestradas por la organización terrorista Boko Haram hace más de un año.

Al menos 219 de ellas aún permanecen en cautiverio. Cerca de otras 234 mujeres y niñas fueron rescatadas de Boko Haram hace un par de semanas, y 214 de ellas estaban visiblemente embarazadas, según Sesay. “Sabemos que lo que estas niñas han sufrido ha sido un horror que ni siquiera podemos empezar a contemplar”, dijo Sesay. Ahora es una cuestión de las comunidades enfrentándose con esa realidad.

“Lo que la gente olvida es que cuando las chicas regresan, ese no es el final de esto”, dijo Nima Elbagir. La mejor analogía que podría describirlo: “Es como tratar de criar a un hijo de un violador, con la excepción que es para toda una comunidad, así que ¿cómo tratar de llegar a un acuerdo con el hecho de que el asesino, el violador, la persona que ha desgarrado a sus familias, es un niño que ahora tiene que ser acogido por la población, y esa es la gran preocupación”.

El poder de la reconciliación

Un hombre que cree en la libertad y la democracia fue detenido, incomunicado, torturado y exiliado. Él perdió su brazo cuando se lo destruyeron en Mozambique en 1988. Después de soportar esas insondables dificultades y después de que el apartheid terminó, regresó a Sudáfrica para ayudar a escribir la constitución y trabajo en el Tribunal Constitucional por 15 años.

Al día de hoy, Albie Sachs está agradecido por estar vivo. Él nos ayuda a “Ver que hay una forma de evitar la venganza … que tiene que haber reconciliación”, dijo Abby Ginzberg, productor y director de “Soft Vengeance: Albie Sachs and the New South Africa”, otro documental premiado con el  Peabody.

“Me siento como que hay una lección que todos debemos aprender a medida que avanzamos. Quiero decir que pueden utilizar un poco de reconciliación en Ferguson … en Baltimore, en … “.

Siento que hay grandes lecciones que pueden extraerse de la experiencia de Sudáfrica”, dijo Ginzberg.

Conoció a Albie Sachs en 1974 cuando vivía en el exilio, apoyando el movimiento anti-apartheid. Ella nunca lo olvidó. Era una estudiante en el momento que también apoyaba el movimiento. Ella dijo: “La idea de la película no me llegó hasta 2009, por lo que se estuvo gestando durante mucho tiempo sin que yo lo supiera”. Y sucedió lo obvio que resultó ser una historia que debía ser contada.

“Una persona que ha sido tratada injustamente, confrontando a su adversario, su torturador, y diciendo de alguna manera juntos vamos a avanzar más allá de esto, en un lugar diferente. Eso es algo que tiene un efecto honda. Ese es el modelo que Mandela y muchos de estos sudafricanos personificaron”, dijo Ginzberg con sus brillantes y claros ojos azules.

Conoce más de la película dando clic en Human Harvest

Por Milene Fernández – La Gran Época

¿Quieres conocer más acerca de China? Da clic en Noticias China y ¡Síguenos!

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios