Te verde vs. cáncer: buscan confirmar que induce la eliminación de células enfermas

Da clic a la imagen para ampliarla
Científicos planean un nuevo estudio para conocer poderes curativos de esta hierba.

¿El té verde es capaz de inhibir el crecimiento de células cancerígenas en fumadores?

Es la pregunta que se intenta responder en un nuevo estudio que anunció el 12 de marzo un equipo de científicos de la Universidad de Illinois en Chicago, liderados por los profesores Guy Adami y Joel Schwartz, del Colegio de Dentistas.

En una anterior investigación, Schwartz descubrió un aumento de la muerte celular programada -apoptosis- en células que tomó de la lengua de fumadores de tabaco después de un mes de exposición a las sustancias antioxidantes del té verde: las catequinas.

La apoptosis es un método natural de protección que tiene el ser humano para eliminar las células enfermas.

Adami y Schwartz, esperan corroborar si el té verde puede inducir este proceso de muerte celular, que ocurre cuando las células de un organismo vivo están dañadas.

“Creemos que las catequinas que se encuentran en el té verde son un posible enfoque preventivo diario para los cánceres de cabeza y cuello”, dijo Adami.

El té verde corresponde a las hojas de la planta Camellia sinensis, que se calientan después de la cosecha para destruir las enzimas que descomponen a las catequinas, las cuales contienen estas sustancias de tipo antioxidantes naturales, reconocidas como para prevenir o retrasar algunos tipos de daño celular.

Una de las catequinas, la más activa y más abundante, es la epigalocatequina-3-galato, que en otros estudios con animales, demostró ser “eficaz en prevenir varios tipo de cánceres, entre ellos al pulmón”.

Los investigadores programaron analizar el ARN recogido de células en la boca y las mejillas de los participantes del estudio para determinar, sobre la base de la expresión génica, los cambios celulares regulados al consumir niveles moderados de té verde.

Evaluarán a sujetos entre 20 y 45 años que fumen más de 10 cigarrillos por día; que fumaron durante al menos cinco años; y que estén dispuestos a beber cinco tazas de té verde cada día.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios