Fue encontrado dentro de una tiburón embarazada en el Golfo de California junto a nueve hermanos normales

El feto de un tiburón albino cíclope, encontrado dentro de su madre por un pescador mexicano, fue confirmado como real por expertos en tiburones.

El pescador comercial Enrique Lucero León, capturó una “tiburón toro” embarazada en el Golfo de California en el mes de junio y, para su sorpresa, se encontró dentro al embrión mutante con nueve hermanos que eran normales.

La compañía pesquera deportiva Pisces Fleet, subió a a Internet las fotos de la extraña criatura y, después de darse a conocer el descubrimiento, Felipe Galván Magaña -un estudioso sobre los tiburones del Centro Interdisciplinario de Ciencias del Mar en México- examinó el tiburón y dictaminó que tenía un desorden congénito llamado ciclopía, en el cual un solo ojo se forma en el proceso embrionario.

“Esto es extremadamente raro, que yo sepa menos de 50 ejemplares con una anormalidad como esta han sido registrados”, declaró Magaña, según el blog de Pisces Fleet. “El agua en el Mar de Cortés es una de los mas limpias en el mundo, así que no es probable que esto sea un factor”.

El feto ha sido preservado, y Magaña y su colega Marcela Bejarano-Alvarezy le hicieron exámenes con rayos y lo autenticaron. Pronto publicaran un informe acerca del inusual hallazgo, según el vocero de la compañía Pisces Fleet.

En la edición de enero de 2011 de la revista Marine Biodiversity Records, Magaña y sus colegas reportaron descubrimientos embrionarios de tiburón con dos cabezas de tiburones azules femeninos, Prionace Glauca.

Ellos creen que el embrión original comenzó a dividirse en mellizos, pero podrían haber fracasado de separarse debido a que la matriz estaba muy congestionada.

El biólogo de tiburones Jim Gelsleichter, de la Universidad del Norte de Florida, señaló en la National Geographic que los tiburones cíclopes embrionarios habían sido documentados por los científicos varias veces en el pasado. Como ninguno había sido observado en terrenos poco conocidos, sugirieron que no era viable.

La ciclopía ha sido también reportada en otras especies, por ejemplo un gatito que nació en América en 2006 tenía un solo ojo y tampoco tenía nariz, producto de un raro desorden conocido como holoprosenchephaly. Murió un día después de haber nacido.

Un caso similar es el de la niña que nació prematura en Israel en 1982; la pequeña tenía un solo ojo en la mitad de su cara y no tenía nariz. También tenía una severa anormalidad cerebral y murió al poco tiempo. El caso fue reportado en 1985 en el British Journal de oftalmología.

Te puede interesar:

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios