Trema el volcán Copahue aumentando su actividad

Se mantiene una alerta naranja con restricciones hasta tres kilómetros a su alrededor.

El día sábado, el Servicio de Geología y Minería (SERNAGEOMIN) de Chile indicó que la actividad del volcán Copahue tiende a aumentar pero en tanto no hay una estimación clara del momento de erupción se mantiene la alerta naranja con sólo restricción a tres kilómetros a su alrededor.

El volcán de 3.000 metros de altura ubicado en Los Andes en la frontera entre Chile y Argentina, registró un tremor de intensidad mediada a alta, asociado con perturbaciones en los conductos del volcán (un ancho de banda entre 0.7 y 1.6 Hz y una intensidad de hasta 8 cm2).

“Se destaca una correlación entre un leve incremento en la amplitud del tremor con una desgasificación de color blanco observada en la cámara más cercana al cráter a las 17:12 GMT”, informó SERNAGEOMIN.

Se registró además un evento que los expertos asociaron al fracturamiento de roca localizado al este del cráter El Agrio con una profundidad de cinco kilómetros.

Las cámaras instaladas alrededor del volcán confirmaron una débil columna de gases, con alturas del orden de 150 metros en dirección Este, con un incremento en la desgasificación a la hora indicada.

No se observó incandescencia en el cráter activo ni emisión de cenizas.

“La actividad actual indica que el sistema volcánico continúa en un proceso de excitación y presurización de los fluidos en el interior del edificio volcánico, generado por movimiento de magma en profundidad o procesos de vesiculación en el cuerpo magmático y/o interacción con el sistema hidrotermal profundo, posibilitando el desarrollo en un futuro cercano, no claramente determinable, de un proceso eruptivo”, concluyó el reporte.

Como “actualmente no es posible determinar la magnitud de dicho proceso”, los geólogos conservaron la alerta naranja y recomendaron la restricción de una zona de tres kilómetros alrededor del cráter activo.

El volcán Copahue registró en el pasado erupciones de magnitud baja a moderada.

El área de peligro es susceptible de ser afectada por lava y/o lahares en un radio de 15 kilómetros. En erupciones de mayor envergadura pero de menor probabilidad de ocurrencia, sus eventuales flujos piroclásticos podrían extender sus efectos hasta unos 25 kilómetros.

El área susceptible puede también ser afectada por caída de ceniza con espesores mayores a un centímetro fundamentalmente en el lado argentino.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios