El secretario de Defensa interino Christopher Miller emitió una declaración el 15 de enero, afirmando que Estados Unidos ha reducido el número de tropas estadounidenses en Irak y Afganistán a 2500 soldados en cada país, logrando “El objetivo a largo plazo de la administración Trump”.

Miller emitió una declaración en el sitio web del Departamento de Defensa, declarando que “La reducción de las tropas estadounidenses en Irak refleja la mejora de las capacidades de las fuerzas de seguridad de Irak”. Dijo: “Hace tiempo que esperábamos que a medida que mejore la capacidad de Irak para responder a la amenaza del Estado Islámico, La fuerza militar que necesitamos para apoyar a Irak  para luchar contra el Estado Islámico se reducirá. Nuestra capacidad para reducir su fuerza militar demuestra que se ha logrado un progreso real en este sentido”.

Miller también enfatizó que reducir el número de tropas estadounidenses no significa que Estados Unidos haya cambiado sus políticas en el país o la región. Estados Unidos todavía está comprometido a mantener “Una plataforma antiterrorista en Irak, proporcionar potencia de fuego aérea y apoyo de inteligencia a las fuerzas amigas”.

Dijo que el gobierno iraquí y el gobierno de Estados Unidos están de acuerdo en que el Estado Islámico sigue siendo una amenaza, la presencia de Estados Unidos, las fuerzas de la coalición ayudarán a construir fuerzas iraquíes, así evitará la reconstrucción de la red terrorista del país. El ejército de los Estados Unidos continuará realizando misiones y entrenamientos antiterroristas, brindando asesoramiento, ayudando a las fuerzas de seguridad afganas a “Garantizar que Afganistán nunca sea utilizado para albergar a quienes intentan causar daño a los Estados Unidos de América”.

Según estadísticas del Pentágono, desde que la coalición liderada por Estados Unidos invadió Irak en 2003 y derrocó al gobierno de Saddam Hussein, más de 4.500 soldados estadounidenses han muerto en Irak y más de 32,000 han resultado heridos.

Durante la campaña presidencial de 2016, Trump declaró que detendría la “Guerra interminable” lanzada por Estados Unidos, traería de regreso a soldados hombres y mujeres estadounidenses del extranjero devuelta a su patria.

Miller también declaró en un memorando escrito a los empleados del Departamento de Defensa en noviembre del año pasado, “Mucha gente está cansada de la guerra, y yo soy uno de ellos, pero ahora es una etapa crítica en la que nos esforzaremos por pasar de un rol de liderazgo a el papel del apoyo”.

Miller enfatizó, “No somos un pueblo al que le gusta estar involucrado en guerras interminables. Esto va en contra de todo lo que defendemos y por lo que lucharon nuestros antepasados. Todas las guerras deben terminar”.

Editor a cargo: Song Yue

Reportero: Gao Jian wen

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/464318?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios