El 23 de diciembre por la noche, el presidente de los Estados Unidos, Trump, tuiteó después de que el fiscal general Barr dejó el cargo, debido a que se llevó a cabo un fraude electoral a gran escala, se requiere el nombramiento inmediato de un fiscal especialmente fuerte, rápido e imparcial.

Trump tuiteó: «Al ver el fraude electoral masivo en las elecciones presidenciales de 2020, no estoy de acuerdo con cualquiera que crea que no hay necesidad de nombrar de inmediato a un fiscal fuerte, rápido e imparcial. Esto ¡es la elección más corrupta en la historia de nuestro país y debe ser revisada cuidadosamente!»

El tuit de Trump se envió unas horas después de que Barr se despidiera de los empleados del Departamento de Justicia. Barr anteriormente había rechazado la consideración del presidente Trump de nombrar un fiscal especial.

Después de que el conteo de votos comenzó el día de las elecciones el 3 de noviembre, Trump siempre ha estado a la cabeza y sin dudas sobre ganar las elecciones. Sin embargo, alrededor de las 10:30 de la noche, varios estados indecisos anunciaron repentinamente que dejarían de contar los votos al mismo tiempo.

A primera hora de la mañana del día siguiente, Biden superó milagrosamente los votos de Trump y el público comenzó a cuestionar el fraude electoral en las elecciones. Posteriormente, un gran número de testigos in situ testificó bajo juramento. El equipo de abogados de Trump obtuvo rápidamente pruebas «masivas», y varias asambleas de estados indecisos organizaron sucesivamente la divulgación de pruebas de fraude.

En la audiencia en Georgia el 3 de diciembre, un video en vivo del conteo de votos mostró que alrededor de las 10:30 de la noche del 3 de noviembre, el encargado del conteo anunció: que todos abandonaran el salón. Después de que todos se fueron, el responsable y las otras tres personas sacaron algunas urnas de debajo de la gran mesa cubierta con un mantel, escanearon y contaron los votos en secreto, se fueron después de 2 horas. Se informa que esto es solo la punta del iceberg en el fraude de Georgia.

Una encuesta realizada a fines de noviembre mostró que más de dos tercios de los estadounidenses apoyaron la solicitud del presidente Trump de un recuento de los estados clave, que creían que era justo.

El comentarista de actualidad, Wu Jianmin, dijo en un video de YouTube el 20 de diciembre que el número de votantes registrados en los Estados Unidos este año fue de 133 millones. Trump ganó con más de 75 millones de votos; 133 millones menos los más de 75 millones. Biden afirmó tener más de 80 millones de votos ¿De dónde provienen estos votos?

El ex teniente general McKinney, ex figura número 3 de la Fuerza Aérea de EE. UU., experto en análisis militar y guerra cibernética, dijo a los medios que sabía claramente que Trump ganó las elecciones, pero que el estado profundo, los demócratas y las fuerzas extranjeras participaron en el fraude electoral. La naturaleza del fraude electoral fue traición y el defraudador de los votos cometió traición.

El 2 de diciembre, el presidente Trump declaró en su «discurso más importante» que desde que fue elegido en 2016, la izquierda ha estado tratando de utilizar medios ilegales para expulsarlo de la Casa Blanca y el fraude electoral es solo una continuación de este esfuerzo.

En la noche del 22 de diciembre, pronunció nuevamente un discurso de emergencia, diciendo: «No se permitirá el fraude electoral».

Reportero: Zhang Yuwen

Editor: Zhang Lili

Versión en chino: https://www.soundofhope.org/post/456700?lang=b5

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios