El «Libro antiguo de la Dinastía Tang, Crónicas de Wei Zheng» El Emperador de la Dinastía Tang Taizong dijo al Sr. Liang Gong: «Toma el cobre como espejo, puedes vestirte bien; toma la antigüedad como espejo, puedes conocer el ascenso y la caída; Toma a los demás como espejo, puedes entender las ganancias y las pérdidas. Yo el emperador pruebo este tesoro de los tres espejos para prevenir los errores de uno mismo. Hoy, Wei Zheng (Canciller e historiador de la Dinastía Tang) muere, entonces muere un espejo».

Antes de la dinastía Tang, hubo otro hombre virtuoso que a través de mirarse al espejo pudo entender muchos profundos principios del Tao.

Durante el período de los Estados Combatientes, hubo un sabio que, debido a su talento excepcional, el Rey Qi Yao lo consideró muy importante para él, y casi obedecía a todas sus ideas. Él era Lie Jing Zi Gao que una vez, después de mirar el «espejo», tuvo una iluminación tan inspiradora que recordó la cultura china durante más de dos mil años.

Un día, Lie Jing Zi Gao de repente tuvo una idea, se vistió con ropas de seda usando una corona de seda blanca sobre su cabeza, y un par de zapatos de punta alta y caminó por el pasillo levantando su solapa delantera. Le preguntó a su sirviente con gran interés: «Mírame, ¿cómo me veo con este vestido?» El sirviente dijo: «Eres realmente muy guapo».

Lie Jing Zi Gao felizmente caminó hacia el pozo del agua para mirarse con alegría. Cuando miraba la imagen en el agua, era simplemente un hombre feo, nada guapo.

Así que suspiró con tristeza: «como el sirviente sabe que el rey me respeta por eso me aduló, para un rey que lidera todo un país en todos los ámbitos la gente le adula deliberadamente para obtener su favor. ¡Esa situación es aún más grave porque el rey no tiene un espejo para reflejarse una imagen verdadera de sí mismo! (no puede ver las deficiencias de su propio gobierno, incluso si está equivocado), entonces no estaría lejos el día en que muera el país. ¿Quién puede ser este espejo? ¡Solamente una persona sabia! A la gente le gusta ver sus espejos claramente, pero odian a aquellas personas que les señalan sus propias fallas. El espejo solo puede reflejar su propia imagen, y el mérito es pequeño; los hombres sabios pueden señalar sus propias faltas y tiene un mérito mayor. Si solo obtienes pequeños méritos, pierdes los grandes, no se puede comparar”.

Editor: Wu Yongjian

Editor a cargo: Yang Shuzhi

Versión: https://m.soundofhope.org/post/376945

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios