Utensilios de hospitales transmiten mortal bacteria

http://www.animalpolitico.com/

Las bacterias evolucionan en los centros de salud a la par del indiscriminado uso de fármacos, requiriendo un mejor sistema de prevención tanto en España como en Europa, Estados Unidos y demás países.

La muerte de dos pacientes en un prestigioso hospital de Estados Unidos causadas por una enterobacteria resistente a los antibióticos, puso nuevamente en evidencia la necesidad de mayores controles en los centros de salud a nivel internacional.

Tanto en hospitales de América como en los de Europa, los mortales brotes van en aumento, de acuerdo a informes del Centro de Prevención de Enfermedades de EE.UU., el gobierno de España, la Organización Madrid y un estudio de la Universidad de Michigan, entre otros reportes.

La escuela de Medicina de la Universidad de California (UCLA), comunicó el 20 de febrero que siete de sus pacientes contrajeron la bacteria en el Ronald Reagan UCLA Medical Center, y que dos de ellos murieron. Dos días antes se notificó que ”179 pacientes pueden haber estado expuestos en el pasado otoño a las enterobacterias resistentes al antibiótico carbapenem (CRE), durante un procedimiento endoscópico para diagnosticar y tratar las enfermedades del hígado, los conductos biliares y el páncreas”, informó UCLA.

El abogado defensor de uno de los siete afectados, Kevin Boyle, explicó a la prensa que su caso es el de un joven que llevaba tres meses internado con un grave estado de salud. Fue dado de alta, pero al empeorar reingresó hace unos días al establecimiento, donde le diagnosticaron la enterobacteria resistente, informó Noticias Fox el 20 de febrero.

“Antes no tenía ningún problema que amenazara su vida como le ocurre ahora”, afirmó. “El joven ingresó para un procedimiento en el cual se usó un endoscopio para examinar su páncreas”, agregó.

El caso del hospital de UCLA no es el único, y en los últimos años más centros de salud resultan contaminados. Algunos apuntan a la responsabilidad de los fabricantes por fabricar instrumentos difíciles de limpiar y otros señalan que se trata de deficientes medidas de prevención hospitalaria. Por su parte, la comunidad de salud sigue alertando por el uso indiscriminado o inadecuado de antibióticos.

Las enterobacterias -enterobacteraceae- son bacterias comunes que se alojan en el intestino del ser humano (bacterias coliformes) y en otros órganos del cuerpo, como también en diferentes especies de animales.

En cambio, las enterobacterias resistentes evolucionaron en el tiempo, y son las que se encuentran normalmente en los hospitales, hogares de ancianos y otros centros asistenciales y se transmiten a los pacientes a través de dispositivos como máquinas de respiración artificial, catéteres urinarios que se introducen hasta la vejiga, o catéteres intravenosos que se introducen hasta la vena, informa el Centro de Prevención de Salud (CDC) de EE.UU.

“Los pacientes que están tomando ciertos antibióticos por largo tiempo, están en mayor riesgo de contraer infecciones CRE”, informó CDC.

Uno de los antibióticos usados para combatir las bacterias es el carbapenem, pero las nuevas enterobacterias mortales son resistentes a este. Las bacterias del tipo Klebsiella y Escherichia coli (E.coli) son ejemplos de la flora humana que pueden llegar a ser resistentes al carbapenem, y  reconocidas como CRE: Enterobacterias resistentes carbapienem, o EPC: Enterobacterias Productoras de Carbapenemasas.

Las bacterias CRE son muy difíciles de tratar. “Un informe cita que pueden contribuir a la muerte hasta en el 50% de los pacientes que se infectan”, sostiene la CDC.

Infecciones: 50% de muertes hospitalarias

Expertos de la Universidad de Michigan explicaron que en la última década la ciencia se ha concentrado en reducir la mortalidad por afecciones cardíacas y respiratorias, pero dejó de lado las infecciones intrahospitalarias, de acuerdo a un reporte de la casa de estudios publicado el 7 de octubre de 2014.

“La sepsis (infección) puede no tener el mismo reconocimiento en su nombre como un ataques al corazón – pero ahora afecta a más pacientes de los hospitales, y da lugar a más costes hospitalarios, que cualquier otro diagnóstico. La mitad de todas las muertes en el hospital implica una sepsis”, destacó el artículo, publicado también en el Diario de la Asociación Médica Americana.

Nuevas prevenciones en UCLA

La Universidad de UCLA informó que los utensilios de endoscopía que transmitieron la infección de enterobacterias en su hospital, se habían esterilizado usando los estándares internacionales.

Debido al caso, UCLA anunció el 20 de febrero que “actualmente lleva a cabo un proceso de descontaminación más estricto que supera los estándares del fabricante y las directrices nacionales. El personal del hospital limpia a fondo el instrumento y lo coloca en una máquina automática para la desinfección. A continuación, el instrumento se envía fuera del sitio para un segundo proceso de esterilización usando un gas llamado óxido de etileno”.

España, afectada por la enterobacteria

En Europa, la Organización de Madrid junto con enviar un Plan de Prevención, documentó que “según una encuesta sobre la situación epidemiológica de las EPC realizada en febrero de 2013 en 39 países europeos, en sólo tres países no se detectaron casos, 22 países informaron de casos esporádicos y en 11 países se informó de extensión regional o nacional, entre ellos España”.

En los últimos diez años, destacó que la prevalencia de ERC y EPC ha experimentado “un aumento importante en Europa. Durante el año 2011, las EPC causaron brotes y epidemias en varios países europeos, extendiéndose a otros estados y originando transmisión secundaria en los centros sanitarios en los que se detectó, lo que requiere un estrecho seguimiento por parte de las autoridades sanitarias del Centro de Prevención de Enfermedades Europeo (ECDC)”, señala el documento.

“La resistencia antimicrobiana sigue siendo una grave amenaza para la seguridad del paciente y para la salud pública en Europa”, concluye el informe.

El Gobierno de España explicó, que el Centro Nacional de Microbiología mantiene el mismo sistema de vigilancia de EARS-Net del ECDC desde sus comienzos, hace más de 10 años, y monitoriza la evolución de la resistencia a antibióticos en determinados patógenos de especial importancia clínica y epidémica incluyendo K. pneumoniae, E. coli, Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter spp, S. aureus y S. penumoniae.

Sin embargo, destacó que en los países vecinos la contaminación llegó a niveles alarmantes a Italia y parte de Grecia, según el último informe de 2013, sobre todo la Klebsiella pneumoniae y E. coli productoras de carbapenemasas.(Mapa)

“Esto plantea la necesidad urgente de un esfuerzo europeo coordinado para el diagnóstico precoz, la vigilancia activa y orientación sobre medidas de prevención y control de la infección en todos los centros sanitarios”, indicó en noviembre de 2013 José Campos, jefe del Laboratorio de Referencia y Programa de Vigilancia de Resistencias del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

En otros países, en Sudamérica por ejemplo, en 2011 el ministro de Salud de Uruguay notificó haber reconocido por primera vez la presencia de una enterobacteria en un paciente con tratamiento intensivo.

Por Anastasia Gubin – La Gran Época

 Te puede interesar:

Prevención de las infecciones nosocomiales

Redacción Radio SOH

redaccion@sohnetwork.com

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios