Zhangsun: una emperatriz solidaria, tolerante y sabia

DA CLICK PARA AMPLIAR LA IMAGEN
Se ganó la admiración del emperador y de su pueblo por su apoyo en la toma de decisiones, evitando interferir en asuntos nacionales

Las imágenes estereotipadas de las emperatrices y concubinas imperiales en la antigua China son siempre territoriales, luchando brutalmente por el favor del emperador y el poder de la corte. Contrario a esto, la emperatriz Zhangsun (601-636), esposa del emperador Taizong de la dinastía Tang, se distinguió por desempeñar un admirable e independiente papel para el gobierno del emperador.

Un emperador sabio debe estar preparado para la crisis, mientras vive en paz, busca talentos y asesoramiento o incluso acepta la protesta

A pesar de ser valorada como observadora perspicaz, Zhangsun evitaba interferir en asuntos nacionales como la emperatriz. Cuando se le preguntaba, ella sólo proporcionaba una opinión independiente con minuciosa consideración. “Un emperador sabio debe estar preparado para la crisis, mientras vive en paz, busca talentos y asesoramiento o incluso acepta la protesta”. Tales son sus consejos al emperador, y a lo largo de su vida, ella se adhiere a su deber de ser un gran recuerdo con sentido para la toma de decisiones del emperador, en lugar de dejarse llevar por la emoción.

Un día, Taizong regresó al palacio lleno de ira. La emperatriz Zhangsun pidió a todos los sirvientes que se retiraran y pacientemente sirvió personalmente a Taizong. Cuando se le pasó la ira, ella le preguntó suavemente por la causa. Taizong respondido: “Mi caballo favorito murió repentinamente sin ningún signo de enfermedad. Debe ser culpa del descuido del encargado del establo y quiero ejecutarlo por su negligencia con el caballo”.

Al escuchar esto, Zhangsun dijo: “Su Majestad, por favor no se ponga furioso. Me dijeron que una vez, había un rey que también quería matar al cuidador por la muerte de su caballo. Su primer ministro hizo la lista de los delitos: el cuidador merece ser condenado a muerte por no mantener el caballo vivo para siempre; y una segunda ejecución para que la gente sepa que el rey valora la vida de una caballo más que la de un humano; y una tercera ejecución por causar que los gobernantes de los Estados vecinos pierdan respeto al rey por la misma razón. Así, el rey se dio cuenta de su error y dejó en libertad al cuidador de caballos”.

Su Majestad ha leído todos los libros de historia muchas veces y está familiarizado con esta historia. ¿Cómo es que lo olvidó hoy?

La emperatriz continuó, “Su Majestad ha leído todos los libros de historia muchas veces y está familiarizado con esta historia. ¿Cómo es que lo olvidó hoy?” El emperador Taizong respondió: “Si no hubiera sido por usted yo habría cometido un grave error y lo lamentaría”.

Cuando la salud de la emperatriz se estaba debilitando, los príncipes sugirieron al emperador declarar una amnistía y donar más dinero a los templos con la esperanza de atraer bendiciones divinas sobre ella. Sin embargo, Zhangsun se opuso firmemente a la idea, “La amnistía es un importante evento nacional, y si lo hago socavaría el sistema judicial. Creemos que la vida y la muerte son determinadas por el destino, mientras que la riqueza y gloria son decretadas por el cielo”. Ella dijo: “Yo he evitado hacer cosas malas toda mi vida, así que solamente deja que sea”.

Una tumba sencilla y simple sería mi último deseo

En su lecho de muerte dejó sus últimas palabras al emperador Taizong. “Algunos miembros de la familia de Zhangsun no han hecho lo suficiente, pero gozan de privilegios a causa de nuestro matrimonio. Con el fin de preservar la reputación de mi familia, sinceramente le pido que no les de posiciones de poder. Como su esposa, no he hecho ninguna contribución a los asuntos nacionales, así que por favor no desperdicie el tesoro imperial en mi tumba. Que me entierro sea debajo de una colina, usen solamente materiales de ladrillo o madera para la tumba, sin ningún tesoro dentro, por favor. Una tumba sencilla y simple sería mi último deseo”.

Durante su corta vida de 36 años, la emperatriz Zhangsun ganó alta reputación y admiración del emperador y de su pueblo por su tolerancia y sabiduría. Ella fue considerada como una modelo para las emperatrices en la historia China.

Por David Wu  – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios