Zhao Yun: general del ejército leal, valiente y con integridad

ZHAO YUN DA CLICK PARA AMPLIAR LA IMAGEN
Fue un estratega que estableció un buen ejemplo con sus propios actos

 Zhao Yun fue un muy conocido general militar del reino Shu Han durante la época de los tres reinos. Fue elogiado como modelo de lealtad, rectitud, benevolencia, sabiduría y coraje. Su superiores en artes marciales no fueron los únicos en la historia China, pero su integridad y rectitud que concordaban con las enseñanzas confucianas tradicionales le plasmaron el carácter de ese tipo de general.

Durante el final de la Dinastía Han Oriental, los señores de la guerra estaban en constantes batallas el uno con el otro, y las personas vivieron una dura situación. Cuando, Zhao Yun era joven mientras estada buscando un maestro benevolente que se percatara de él,  conoció a Liu Bei, del cual creyó que era virtuoso y generoso. Yun entonces decidió servir a Liu Bei para revivir la dinastía Han.

Zhao Yun se distinguió en la batalla de Changban contra las fuerzas de Cao Cao. Cao Cao envió un ejército de miles de soldados para aplastar a 2 mil tropas de Liu Bei y Liu Bei decidió huir.

Como muchos civiles lo siguieron voluntariamente en el desierto, sus tropas se movían muy lentamente y pronto fueron atrapados por las tropas de Cao Cao en un lugar llamado Changban. Las esposas de Liu Bei y su hijo Liu Shan fueron dispersadas  y abandonadas en el caos.

Mas tarde Zhao Yun fue visto ir solo rumbo al norte hacia las tropas de Cao Cao, por lo que surgieron sospechas y lo reportaron a LiuBei. Sin embargo, Liu Bei no reaccionó y creyó firmemente que Zhao Yun nunca lo traicionaría.

Como se esperaba, Zhao Yun había ido a rescatar a Liu Shan, hijo de Liu Bei y a  esposas. Sólo él entró y salió de los campamentos enemigos siete veces, matando 50 comandantes con una sola mano. Agotado pero exitoso retornó el hijo a LiuBei.

Siendo testigo del ataque de  Zhao Yun tanto por atrás como por adelante a su enorme enemigo, Cao Cao quedó impresionado por su lealtad y valentía, así que se relata que prohibió a sus arqueros intervenir. Esta historia de valentía del Zhao Yun es ampliamente conocida como “Magistral rescate infantil en Changban”.

En otra ocasión la fuerza de Shu-Han fue emboscada por las  fuerzas Wei y no pudo regresar al campamento a tiempo. Zhao Yun salió de su campamento solo y rescató el comandante de esa fuerza. Luego miró hacia atrás y encontró otro general de Shu-Han herido y rodeado por tropas de Wei.

Se lanzó solo al campo de batalla de Wei nuevamente y rescató al general herido. En ese momento, el vasto ejército Wei persiguió a Zhao Yun todo el camino y se acercó a su campamento base mientras que el entraba.

Los generales que estaban custodiando el campamento pensaron que era  mejor que todas las puertas estuvieran herméticamente cerradas para el ejército de Wei, que superaba significativamente en número al ejército de Shu-Han.

Sin embargo, ZhaoYun ordenó que retiraran todas las banderas y se ocultaran, silenciaran los tambores y dejaran las puertas abiertas completamente. Se paró delante del campamento solo, esperando la llegada del ejército de Wei. Sospechoso de una emboscada y temiendo la valentía de Zhao Yun, el  ejército Wei retrocedió apresuradamente. Zhao Yun ordenó a sus bateristas tocar los tambores tan fuerte como pudieran, mientras sus arqueros disparaban flechas sobre el enemigo. El ejército de Wei sufrió una gran pérdida.

Después de ocupar la provincia de Shu, Liu Bei quería recompensar a guerreros de acuerdo con sus hazañas militares. Se había sugerido que esas fincas y plantaciones alrededor de la capital se concedieran a los generales para que se establecieran en ellas. Zhao Yun argumentó que era más adecuado devolver las tierras a los lugareños que habían sufrido durante años de batallas, y Liu Bei aceptó sus consejos.

De esta manera LiuBei fue aceptado con una cálida bienvenida por la gente de Shu, y restableció la economía local.

Zhao Yun fue un estratega que estableció un buen ejemplo con sus propios actos. Siempre consideró el interés del Estado, el ejército y el pueblo. En la historia de China es altamente apreciado por su humildad, imparcialidad y desinterés.

Por David Wu  – La Gran Época

redaccion@sohnetwork.com

 

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios