A punto de publicarse informe sobre la fuente del virus en Estados Unidos, se descubre que el PCCh contraataca con un «plan demoníaco»

0
269
El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en mayo que había pedido a las agencias de inteligencia estadounidenses que presentaran un informe sobre el origen del virus del PCCh en un plazo de 90 días. (Crédito de la foto: AP)

El 26 de mayo, el presidente Joe Biden ordenó a las agencias de inteligencia que le presentaran en un plazo de 90 días un informe de investigación sobre el origen del virus del PCCh (Nuevo Coronavirus). A medida que se aproxima la fecha de publicación del informe, se ha revelado que el PCCh está trabajando en un «plan diabólico» creando una serie de vídeos cortos sobre la «teoría de la conspiración» del virus del PCCh para que se difundan en redes, y así crear tendencia.

Se ha hecho creer a la opinión pública que la investigación sobre la enfermedad forma parte de una «conspiración» de Estados Unidos para «hacer la guerra a China».

Kyle Bass, fundador de Hayman Capital Management y magnate financiero estadounidense, reveló recientemente que el PCCh está pagando a celebridades de Internet para que produzcan lo que él llamó un «vídeo de la verdad» sobre la epidemia, según un informe de la agencia de noticias Francesa del martes 4 de agosto.

Asimismo dijo que a través del «Plan Demoniaco», el PCCh estaba solicitando videos cortos en TickTok sobre el virus y proporcionando el guion para el contenido, por una tarifa de 100 libras. Cada productor de video debía realizar cinco vídeos diferentes, que no tenían que filmar con método profesional, pero que debían «parecer médicamente convincentes».

Además, durante casi medio mes, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino y Xinhua, el medio de comunicación del PCCh, han puesto en marcha sus máquinas de propaganda, publicando varios clips y artículos que atacan a Estados Unidos a través de Twitter y otros medios sociales en el extranjero.

Por ejemplo, el 28 de julio, Xinhua publicó un vídeo de tres minutos en forma de sketch cómico en el que una joven vestida de detective sostiene un pequeño tubo de ensayo y afirma en broma que el virus procede de la guerra de Irak. También refuta que «no hay base médica ni científica para la afirmación de que el virus procede de un laboratorio de Wuhan» y que se trata de una «acusación política». La película continúa afirmando que, además del origen del virus, las acusaciones de la comunidad internacional contra el PCCh en relación con el Tíbet, Xinjiang, el Instituto Confucio y Huawei 5G son todas «teorías conspirativas».

En los primeros días de la epidemia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estaba del lado del PCCh y le ayudó a ocultar la verdad sobre la epidemia, según el informe. La OMS está ahora dando un claro paso atrás en su apoyo a Estados Unidos, instando al gobierno chino a liberar los datos sobre el brote, exigiendo el acceso a China para la segunda fase de la investigación de la fuente del virus, y pidiendo la cooperación del PCCh, que se ha visto obstaculizada por la negativa de China a entregar los datos en bruto sobre el brote inicial del virus, dijo el Secretario General de la OMS, Tedros. Pidió al PCCh que diera a conocer la información y «diera una explicación a los millones de personas que murieron a causa de la enfermedad».

El análisis de los medios de comunicación sugiere que el PCCh lanzó estas campañas de divulgación frente a EE.UU. y la OMS con el fin de convertir lo pasivo en proactivo, lavando el cerebro del público antes de que se publicara el informe de EE.UU. sobre la trazabilidad del virus. El PCCh quiere engañar a la opinión pública para que piense que «Estados Unidos ha perdido la batalla contra el nuevo virus y, por tanto, busca a China como chivo expiatorio».

Es más, el PCCh incluso se ha retractado de sus acusaciones de que «Estados Unidos es el origen del virus chino», como afirmaron recientemente los portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh, Hua Chunying y Zhao Lijian. El Global Times del PCCh llegó a afirmar que más de 4 millones de internautas chinos habían firmado una petición en la que se pedía a la OMS que investigara «la verdad sobre la fuga del virus» en el laboratorio de Fort Detrick, en Estados Unidos.

De hecho, según el último informe de los republicanos del Congreso sobre la trazabilidad del virus PCCh publicado el 2 de agosto, hay muchas pruebas de que el brote se produjo antes de septiembre de 2019 y que el origen del virus fue una fuga del Instituto de Investigación de Virus de Wuhan durante su investigación sobre el virus.

Editor y reporter: Zhang Lily
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios