Al menos 38 muertos, entre ellos 4 niños, en la represión militar de Myanmar con metralleta.

0
187
El 3 de marzo, al menos 38 personas murieron cuando las fuerzas de seguridad de Myanmar volvieron a abrir fuego contra los manifestantes. (Fuente: Twitter)

El 3 de marzo, las protestas contra el golpe militar en Birmania volvieron a ser objeto de una sangrienta represión, la enviada de la ONU Christine Schraner Burgener confirmó que al menos 38 personas murieron cuando las fuerzas de seguridad birmanas abrieron fuego contra los manifestantes. Según la organización Birmania Salve a los Niños dijo que al menos cuatro niños murieron ese día.

Burgener lo describió como el día «más sangriento» desde el golpe. Cuestionó el presunto uso de munición real por parte de las fuerzas de seguridad en la represión y fue informada por expertos en armas que confirmaron la represión de que la policía birmana había utilizado metralleta. Además, en imágenes de Birmania se vio a personal sanitario voluntarios desarmados siendo golpeados por la policía.

Al menos cuatro niños murieron ese día, entre ellos un chico de 14 años, según la organización Birmania salve a los niños, y Radio Free Asia informó de que el chico recibió un disparo en la cabeza de soldados desde arriba de un vehículo militar, se llevaron su cuerpo en un camión de carga.

Según Reuters, al menos otros seis periodistas han sido detenidos por los militares birmanos mientras cubrían las manifestaciones acusados de violar las leyes de orden público.

Burgener hizo un llamamiento a la ONU y a la comunidad internacional para que se unan y tomen medidas más duras contra los generales militares birmanos, revelando que cuando se comunicó con los militares, éstos simplemente ignoraron la amenaza de sanciones.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU, Ned Price, se mostró «conmocionado y disgustado» por los informes y las imágenes de la represión de los manifestantes en Myanmar. El gobierno de Estados Unidos está estudiando nuevas medidas para responsabilizar al ejército birmano, y ha pedido a todos los países que se unan para condenar y responsabilizar al ejército birmano por sus actos violentos contra su propio pueblo.

Shawn Crispin, representante principal del Comité para la Protección de los Periodistas en el Sudeste Asiático, ha declarado también que «las autoridades birmanas deben poner en libertad a todos los periodistas encarcelados y dejar de amenazar y acosar a los periodistas que simplemente cubren las protestas callejeras anti golpistas». Crispin subrayó que «Birmania no debe volver a los oscuros días del pasado, cuando los gobernantes militares encarcelaban a los periodistas para reprimir y censurar la cobertura informativa».

Se informó de que Thein Zaw, fotógrafo de Associated Press de 32 años, fue detenido el 27 de febrero por las autoridades mientras cubría las manifestaciones en Yangon, la principal ciudad comercial de Myanmar. Otros trabajadores de los medios de comunicación detenidos son reporteros de los medios de comunicación de Myanmar Burma Today, Myanmar Photo Agency, Seven Days News, Zee Kwet Online News y un escritor independiente.

Según Associated Press, los periodistas están recluidos en la prisión de Insein, en el norte de Yangon, conocida por la detención de disidentes y las malas condiciones sanitarias.
Desde que los militares birmanos detuvieron a la líder civil Aung San Suu Kyi y a otras personas en un golpe de Estado el 1 de febrero, la sociedad birmana está sumida en la confusión, con grandes protestas diarias.

Esto se produce tras la masiva represión militar del pasado domingo, que dejó al menos 18 manifestantes muertos, decenas de heridos y unos 1.000 detenidos.

En respuesta, los países han impuesto repetidamente sanciones a los generales de Myanmar, y Gran Bretaña ha pedido una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el día 5 de marzo para discutir las contramedidas, el Ministerio de Asuntos Exteriores chino declaró el lunes que era prioritario enfriar la situación en Myanmar, pero no condenó la sangrienta represión del gobierno militar contra los manifestantes ni instó a volver a un gobierno elegido democráticamente, sino que pidió a la comunidad internacional que respetara la soberanía de Myanmar.

Editor: Song Yue
Reportero: Gao Jianwen

Versión en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios