Biden pedirá 50 millones de barriles de las reservas estratégicas de petróleo que Trump y Graham critican

0
123
Plataformas de extracción de petróleo (Foto: David McNew/Getty Images)

El presidente estadounidense Biden anunció el martes (23 de noviembre) que planea utilizar las reservas estratégicas de crudo para frenar el continuo aumento de los precios de la energía en Estados Unidos. A la decisión se opusieron el ex presidente estadounidense Donald Trump y el senador Lindsey Graham (republicano), el miembro republicano de mayor rango en el Senado.

La Casa Blanca anunció el martes que el Departamento de Energía recurrirá a 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de Crudo para mantener bajos los precios del petróleo en EE.UU. y hacer frente a la grave escasez de suministros de petróleo durante la epidemia, según el sitio web The Epoch Times, después de que la alta inflación sin precedentes en EE.UU. desencadenara una subida de los precios de la energía.

Esto forma parte de una iniciativa coordinada de la Casa Blanca con los gobiernos de India, China, Japón, Corea del Sur y el Reino Unido para controlar los precios del petróleo.

Tras la noticia, el precio del crudo estadounidense West Texas (WTI) en la Bolsa Mercantil de Nueva York (NY MEX) se mantuvo estable en 78,50 dólares por barril, el más alto de los últimas cinco días de negociación.

La Reserva Estratégica de Petróleo (SPR) fue creada por la anterior administración Ford en 1973 en respuesta al embargo petrolero árabe contra Estados Unidos y se creó en virtud de la Ley de Política Energética y Conservación (EPCA) firmada por el presidente Ford en 1975 para «reducir el impacto en Estados Unidos de las interrupciones en el suministro de productos petrolíferos o para cumplir las obligaciones de Estados Unidos en los programas energéticos internacionales».

En un comunicado emitido el martes, el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó la medida de Biden como un movimiento a corto plazo para «bajar artificialmente los precios del petróleo». Escribió: «Durante las últimas décadas, nuestras importantísimas reservas estratégicas de petróleo han estado bajas o casi vacías porque ningún presidente quería gastar dinero para reponerlas, pero yo las he repuesto en los últimos tres años cuando los precios del petróleo estaban bajos.

Se supone que estas reservas se utilizan en caso de emergencias graves, como en tiempos de guerra… Sin embargo, Biden está lanzando ahora un ataque a nuestras reservas estratégicas de crudo completas para poder bajar artificialmente el precio récord del petróleo…Hace un año éramos independientes energéticamente y ahora estamos a merced de la Organización de Países Exportadores de Petróleo… El precio del petróleo en algunas partes de California es de $ 7 por galón. Los precios del petróleo están subiendo en todo el país y están bombeando crudo de nuestras reservas estratégicas de crudo, ¿es esta la forma de dirigir el país?»

El senador Lindsey Graham, el más veterano de los republicanos en el Senado, también emitió una declaración en la que condenaba el mal uso de la Reserva Estratégica de Petróleo por parte de la administración Biden, señalando que «se utilizaba para responder a emergencias nacionales, no para corregir políticas erróneas».

Dijo que la crisis del petróleo en Estados Unidos era «el resultado de un ataque demócrata a la producción de combustibles fósiles en Estados Unidos».

También criticó el proyecto de ley demócrata «Rebuild for Better» (Reconstruir para mejorar) que se está estudiando en el Senado, argumentando que el proyecto de ley y los proyectos de energía verde que contiene «reducirían drásticamente la producción nacional de petróleo en Estados Unidos, perjudicarían la independencia petrolera y empeorarían el suministro de petróleo».

Los republicanos han criticado las políticas energéticas de la administración de Biden, argumentando que han perjudicado a la industria energética de EE.UU. mientras el país lograba su primera independencia energética bajo el presidente Trump, sin embargo, Biden se postuló para el cargo pidiendo que EE.UU. redujera su uso de combustibles fósiles con el argumento de frenar el cambio climático y desde que asumió el cargo ha introducido políticas que han detenido la construcción del proyecto del oleoducto Keystone y han prohibido arrendar terrenos federales a compañías de gas estadounidenses y compañías petroleras, políticas que han perjudicado a la industria energética.

El gobierno de Biden, sin embargo, ha atribuido los altos precios actuales del petróleo a la manipulación y reducción de la producción de petróleo por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para hacer subir los precios y ha negociado ampliamente con la OPEP, pero con poco éxito. El martes anunció, la propuesta del ala izquierda del Partido Demócrata, que recurriría a la Reserva Estratégica de Energía para hacer frente a los problemas energéticos de Estados Unidos.

Editor:Yun Tian
Corresponsal: Yu Ning
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios