Blinken declara la guerra a Beijing y propone cinco grandes contramedidas para estabilizar el Indo-Pacífico. El Ministerio de Asuntos Exteriores del PCCh responde

0
497
Secretario de Estado de los Estados Unidos, Blinken. (Crédito de la foto: GettyImages-1230676211)

El martes 14 de diciembre durante una visita a Indonesia, el Secretario de Estado de EE.UU., John Blinken, pronunció un discurso en el que condenó el «comportamiento agresivo» del PCCh en la región del Indo-Pacífico y propuso cinco medidas principales para que EE.UU. contribuya a que la región del Indo-Pacífico sea próspera, estable y libre de coerción.

Blinken comenzó destacando la importancia de la región Indo-Pacífico. Habló de la región del Indo-Pacífico como la de más rápido crecimiento del planeta, que representa el 60% de la economía mundial, dos tercios de todo el crecimiento económico de los últimos cinco años y representa siete de las 15 economías más grandes.

«Estados Unidos ha sido, es y será siempre, una nación del Indo-Pacífico», dijo «Esto marcará la trayectoria del mundo en el siglo XXI más que cualquier otra región».

Dando la vuelta a la conversación, Blinken denunció el «muy preocupante» comportamiento agresivo del PCCh en la región del Indo-Pacífico. Citó los siguientes ejemplos.

I. El PCCh reclamó alta mar como propia y su distorsión de los mercados abiertos mediante subvenciones a las empresas estatales.

II. El PCCh se dirige a los países que no comparten su política (la de Beijing) negándose a exportar o cancelando acuerdos.

III. El PCCH se dedica a la pesca ilegal no declarada y no regulada en la zona.

Blinken afirmó que todos los países del Indo-Pacífico, incluido Estados Unidos, quieren que el PCCh cambie estos «comportamientos agresivos». Las acciones agresivas de Beijing allí [en el Indo-Pacífico] amenazan el flujo de comercio por valor de más de 3 billones de dólares al año.

«3 billones de dólares es una cantidad enorme y (el PCCh) está atando los medios de vida reales y el bienestar de millones de personas en todo el mundo. Cuando el comercio (buques de carga) no puede cruzar alta mar, significa que los agricultores no pueden entregar sus productos, las fábricas no pueden entregar sus microchips, los hospitales no pueden obtener medicamentos que salvan vidas».

Blinken continuó subrayando que por eso estamos decididos a garantizar la libertad de navegación en el Mar del sur de China  y que Estados Unidos y nuestros socios en la región Indo-Pacífica «seguirán resistiendo esta fechoría del PCCh».

A continuación, Blinken expuso cinco respuestas clave sobre cómo piensa Estados Unidos garantizar la estabilidad en la región Indo-Pacífica.

En primer lugar, promover una región Indo-Pacífico libre y abierta. Estados Unidos ayudará a los países a poder elegir sus propios caminos y sus propios socios. A nivel regional, esto significa que «los asuntos se tratarán abiertamente, las normas se acordarán de forma transparente y se aplicarán de forma justa. Las mercancías y las personas podrán circular libremente por tierra, por el ciberespacio y por alta mar».

En segundo lugar, reforzará los vínculos dentro y fuera de la región. Estados Unidos profundizará y promoverá una mayor cooperación con países como Japón, Corea del Sur, Australia, India, Filipinas y Tailandia,  también reforzará su asociación con la ASEAN.

En tercer lugar, promover la prosperidad de base amplia en la región Indo-Pacífico. EE.UU. está desarrollando un marco económico global en el Indo-Pacífico «para perseguir nuestros objetivos compartidos, incluyendo: en torno al comercio y la economía digital, la tecnología, las cadenas de suministro resistentes, libre de dióxido de carbono, energía limpia, la infraestructura, las normas de los trabajadores y otras áreas de interés común».

Estados Unidos ha invertido ya más de un billón de dólares en inversiones directas en la región del Indo-Pacífico, con el objetivo de sustituir los «opacos proyectos de infraestructuras» que el PCCh lleva a cabo en la región del Indo-Pacífico.

En cuarto lugar, está ayudando a construir una región Indo-Pacífico más resistente en respuesta a las enormes pérdidas económicas causadas por la pandemia del nuevo coronavirus en esa zona. Además, EE.UU. está construyendo mejores sistemas sanitarios en la región Indo-Pacífica para prevenir, detectar y responder a la próxima pandemia.

En quinto lugar, reforzar la seguridad en el Indo-Pacífico. EE.UU. utilizará las herramientas del poder nacional -diplomático, militar y de inteligencia- para estrechar la cooperación en materia de seguridad civil con los países del Indo-Pacífico haciendo frente a retos que van desde las violaciones del extremismo hasta la pesca ilegal, pasando por el tráfico de personas y para defender el «orden internacional basado en normas».

La dura declaración de Blinken volvió a tocar un nervio sensible del PCCh. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Wang Wenbin, rebatió a Blinken el mismo día, diciendo que estaba «incitando a la confrontación» en Asia.

Algunos analistas creen que el Sudeste Asiático se convirtió en un campo de batalla estratégico entre Estados Unidos y China, la primera y la segunda economía del mundo.

Algunos expertos estadounidenses creen que Estados Unidos debe aumentar su enfoque estratégico y su inversión económica para contrarrestar el desafío que supone el PCCh para el orden internacional en el Sudeste Asiático.

Editor: Jenny

Reportero: Zhang Lil

https://m.soundofhope.org/post/575363

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios