EEUU vuelve a pisar la línea roja del PCCh: mientras el entorno de China huele a pólvora

0
216
Imagen tomada como captura de pantalla.

El ex legislador hongkonés Lo Kwun-chung, que se vio obligado a exiliarse en el Reino Unido, reveló en Facebook el 5 de diciembre que fue invitado formalmente por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden a participar en la cumbre mundial sobre la democracia que se celebrará los días 9 y 10 de diciembre, en la que se dirigirán a más de 100 líderes.

La invitación se considera otra pisada firme de EE.UU. sobre la línea roja del PCCh, en un momento en que Beijing está sintiendo claramente los desafíos planteados por la cumbre de la democracia.

Lo, figura destacada del movimiento prodemocrático de Hong Kong, se exilió en Londres el año pasado y sigue siendo buscado por las autoridades hongkonesas por violar la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong. Adelantando su discurso en la Cumbre de la Democracia, dijo que “Como único ciudadano de Hong Kong invitado, no sólo hablaré de la amenaza que supone el PCCh para la comunidad internacional y la lucha por la democracia en Hong Kong y en otros lugares, sino que también haré un llamamiento a la comunidad internacional para que se mantenga unida contra el auge del autoritarismo y deje de ser tan vigilante como lo ha sido en el pasado. Sólo reuniendo al mayor número de democracias para defender la libertad podremos reavivar la ola democrática”.

La Cumbre por la Democracia organizada por Biden, invitó a participar a 110 países de todo el mundo incluido Taiwán, pero la China comunista quedó excluida.

Beijing está furioso y publicó por primera vez el libro blanco sobre la «Democracia en China», declarando “China es una democracia bien merecida” con una declaración tipo  eslogan que invierte el blanco y negro. Después publicó «La situación del pueblo estadounidense» para desafiar el sistema democrático de Estados Unidos.

Según el comentarista Tang Jingyuan, se trata de una de las mayores guerras ideológicas en las que el PCCh intenta competir con la comunidad internacional por el derecho a definir e interpretar la «democracia» antes de la Cumbre de la Democracia.

La razón por la que Beijing se muestra tan receloso de la cumbre sobre la democracia tiene que ver con la percepción de una poderosa amenaza hacia el régimen. Yen Chun-hook, periodista de HongKong, en un post de Facebook el día 6 de diciembre, analizó que la Cumbre de la Democracia da lugar a «una reunión sin precedentes, de las democracias de todo el mundo, aislando a unos pocos países dictatoriales o cuasi-dictatoriales. Si esta tendencia continúa, el mundo se dividirá en dos polos, uno progresista y otro reaccionario, uno abrazado por el pueblo y el otro gobernado por el autoritarismo. No sería divertido que esa tendencia pusiera al PCCh en el lado opuesto del desarrollo histórico y fuera boicoteado por el mundo».

La ola de confrontación global con el PCCh ha tomado forma. Aunque no continuó la línea de confrontación del ex presidente Trump con el PCCh, el presidente de EE.UU. Joe Biden, aún enfatizó su relación competitiva con Beijing.

La Cumbre de la Democracia se centró en tres temas principales como: «confrontar el autoritarismo», «luchar contra la corrupción» y «promover el respeto de los derechos humanos» desafiando el sistema del PCCh y mejorando la posición internacional de Taiwán.

En un seminario organizado por New Tang Dynasty TV el día 5, el director de la sucursal de Taipei del Sankei Shimbun japonés, Yaita Akio, analizó que hay tres ejes principales de la futura confrontación entre Estados Unidos y China a saber, la alta tecnología, los derechos humanos y las cuestiones de Taiwán.

En cuanto a si esto provocará una crisis en el Estrecho de Taiwán, Yaita Akio cree que si el PCCh ataca a Taiwán, debe haber un punto de referencia previo, China rodeada de cinco lugares donde puede estallar la pólvora, incluida la península de Corea, Mar oriental, estrecho de Taiwán, Mar del sur de China, frontera entre China e India, recientemente el PCCh ha estado creado conflicto con esos lugares, Beijing no se atrevería a atacar a Taiwán por el momento.

«China es ahora el mayor alborotador de Asia. Todo ello ha dado muestras de un creciente enfrentamiento en los últimos tiempos. Pero, ¿Qué significa en otras palabras? Significa que China no quiere realmente luchar. Si China quisiera realmente luchar contra Taiwán, tendría que unir a sus enemigos secundarios y luchar contra sus enemigos primarios».

Sin embargo, se ha agitado todo el cúmulo y se ha intensificado la confrontación, pero dentro de China, Xi Jinping quiere continuar con su cargo, tiene problemas internos. Si realmente quiere luchar contra Taiwán, primero debe resolver la frontera chino-india. Si él quiere hacer una guerra en el sureste podría ser atacado por suroeste al mismo tiempo, esto no aguantaría. Desde la perspectiva están intensificando la tensión de su entorno,  ciertamente se puede ver que China no quiere realmente luchar.

Yaita Akio analizó que el PCCh trató de tomar Taiwán desde el establecimiento del régimen, en la actualidad en primer lugar, la posibilidad de una intervención de Estados Unidos es muy alta. En segundo lugar, Xi Jinping está ansioso por resolver las fuerzas de oposición dentro del partido, por lo que la posibilidad de una guerra en el Estrecho de Taiwán no es alta. Taiwán, debe abrazar a la comunidad internacional, de lo contrario repetirá el error de Hong Kong y será tratado como un problema interno por el PCCh y cuanto más se integre en la comunidad internacional, más seguro será Taiwán.

Editor: Lin Li

Reportero: Han Mei

https://m.soundofhope.org/post/572489

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios