El gobierno de EE.UU. insta al PCCh a poner fin inmediatamente a la represión de larga duración contra Falun Gong

0
654
Al acercarse el 22º aniversario de la persecución del PCCh contra Falun Gong, el gobierno de Estados Unidos insta al PCCh a poner fin a la persecución inmediatamente. (Crédito de la foto: NTD)

El 19 de julio, el gobierno de Estados Unidos instó al régimen comunista chino a «poner fin inmediatamente» a su prolongada represión de Falun Gong y a liberar a todos los practicantes encarcelados por sus creencias.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, hizo este llamamiento en una rueda de prensa ordinaria el lunes, después de que el 20 de julio de 1999 comenzara la represión de los practicantes de Falun Gong durante 22 años.

Price dijo: “ Reafirmamos, mañana ya hace 22º año en que la República Popular China (PCCh) ha lanzado una campaña de represión contra el movimiento Falun Gong y sus millones de practicantes, abogados y defensores de los derechos humanos comprometidos con la protección de los derechos individuales».

Añadió que «miles de practicantes de Falun Gong se enfrentan cada año a detenciones, acoso y denuncias de tortura y abusos (por parte del PCCh)» simplemente porque se niegan a renunciar a su fe.

Falun Gong, una práctica introducida por primera vez en China en la década de 1990, se ha hecho enormemente popular en el país por su práctica de Qigong con los ejercicios de movimientos lentos y su adhesión a los principios de verdad, Benevolencia y tolerancia. Las estimaciones oficiales sugieren que a finales del siglo XX, Falun Gong tenía entre 70 y 100 millones de practicantes en China.

Viendo la popularidad de Falun Gong en China como una amenaza, el PCCh comenzó una campaña nacional contra los practicantes de Falun Gong el 20 de julio de 1999. Desde entonces, innumerables practicantes de Falun Gong han sido sometidos a tortura mental y física, persecución económica, trabajos forzados, encarcelamiento e incluso «extracción de órganos vivos» para obligarlos a renunciar a su fe.

Algunos sobrevivientes han contado que se les ha sometido a inyecciones de drogas desconocidas, a intensos trabajos forzados, a descargas eléctricas en sus partes íntimas y que se ha obligado a las mujeres embarazadas a abortos forzados.

La represión, que dura 22 años, ha provocado un número incalculable de muertes. Minghui.org, con sede en Estados Unidos, un centro de intercambio de información sobre persecuciones, ha verificado los detalles de miles de muertes, una cifra que puede ser sólo la punta del iceberg debido a la extrema dificultad de reunir información de China.

En mayo, el Departamento de Estado de Estados Unidos sancionó a un antiguo funcionario del «610» de la provincia de Sichuan, organismo creado por el PCCh para perseguir a Falun Gong. El año pasado, el Departamento de Estado sancionó a un policía de base de la provincia de Fujian por su participación en la persecución de los practicantes de Falun Gong.

Una docena de condados de Texas y Virginia han aprobado resoluciones en las que se advierte a los residentes que no viajen a China para recibir trasplantes de órganos. Estas medidas pretenden garantizar que los estadounidenses no se conviertan en cómplices involuntarios de la «extracción de órganos vivos» sancionada por el Estado del PCCh, ya que los donantes de órganos son principalmente practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia. Congresistas de ambos lados del pasillo, así como funcionarios británicos y canadienses, también quieren responsabilizar al régimen chino de la «extracción de órganos vivos».

En una manifestación celebrada el 16 de julio en Washington, Nina Shea, directora del Centro para la Libertad Religiosa del Instituto Hudson, pidió que el régimen chino rindiera cuentas por la «extracción de órganos vivos». Nina Shea, pidió al gobierno de Estados Unidos que considere la persecución del régimen chino contra Falun Gong como un delito de crimen de genocidio.

«Creo que no hay duda de que lo que le ha sucedido a Falun Gong en las últimas décadas se ajusta a esa definición», dijo.

El 20 de julio del año pasado, el entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, hizo una declaración pública sobre los 21 años de represión del gobierno comunista chino contra Falun Gong, en la que condenaba el «malvado atropello y abuso» de los practicantes de Falun Gong y pedía a las autoridades que pusieran fin a esta larga represión y persecución.

Editor: Zhang Lily
Re impreso de The Epoch Times
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios