Ex reportero y editores de CGTN cuentan la historia interna de su trabajo en el extranjero

0
349
Red de Televisión Global de China (CGTN). (Fuente de la foto: Internet)

La Red de Televisión Global de China (CGTN) es una parte importante de la expansión internacional del PCCh para aumentar su poder blando y se considera un importante proyecto de infiltración geopolítica del PCCh, que invierte mucho en ella y la controla, con la mayoría de sus emisiones de 24 horas producidas por su sede en Beijing.

Un informe del 19 de junio en el Financial Times entrevistó a 12 ex empleados de la CGTN que contaron historias poco conocidas sobre la logística de la CGTN y su tiempo en el gran esfuerzo de propaganda exterior del PCCh, así como la historia interna de la visita de Xi Jinping a los Estados Unidos en 2012

Los programas de la CGTN deben emitirse o no según la orden de arriba

Gary Anglebrandt, que trabajó en CGTN de 2016 a 2019, dijo que esa experiencia le proporcionó una rara oportunidad de observar las operaciones de CGTN. Según declaró al Financial Times, los censores de la redacción de Beijing eran conocidos como profesores.

«Siempre había dos o tres personas en la sala de redacción de la radio y todos los textos pasaban de los redactores chinos a los editores extranjeros para que los retocaran y los hicieran sonar más naturales en inglés y luego al profesor, que los revisaba para que fueran políticamente correctos», dijo Anglebrandt.

El trabajo de Anglebrandt en la CGTN era revisar los errores gramaticales y ortográficos, que es la última parte del trabajo del editor extranjero. Retoca la copia y se la pasa al «profesor» de turno, que la revisa una última vez antes de salir al aire para asegurarse de que este políticamente correcta.

En 2019, durante la campaña «anti extradición China» en Hong Kong, uno de los colegas de Anglebrandt se acercó a él con una «mirada tímida» como si tuviera algo «asqueroso»; se dio cuenta de que algo iba mal, resultó ser la confesión de Simon Cheng, un antiguo empleado del consulado británico en Hong Kong, que se había declarado culpable.

Sabía que era inútil ir a los productores y decirles «no podemos mostrar esto», dijo Anglebrandt, «ellos dirían «son (instrucciones) de arriba, nosotros tenemos que transmitirlo'».

Anglebrandt añadió: «Si dices que no, básicamente te estás oponiendo a todo el sistema del PCCh».

En aquel momento, Anglebrandt ya había presentado su renuncia porque consideraba que la cobertura de CGTN de las protestas prodemocráticas anti extradición a China de Hong Kong no dice los hechos reales y le incomodaba.

Y luego, en noviembre de 2019, Simón Cheng, que había solicitado asilo político en el Reino Unido, se quejó a Ofcom sobre CGTN, condenándola por emitir un vídeo en el que se le obligaba a confesar su culpabilidad mientras era torturado por la policía del PCCh, alegando que las acciones de CGTN violaban los principios de una emisión justa, privada y precisa.

Entró a trabajar a la CGTN engañado

El Financial Times informó de que Beijing afirma que la CGTN no es diferente de cualquier otra emisora patrocinada por el Estado y se adhiere a los principios de «objetividad, racionalidad y equidad» en su información.

Pero los periodistas y ejecutivos que han trabajado para CGTN dicen que mientras los centros de noticias de otros países son libres de publicar noticias legítimas sobre ciertos temas, los reporteros y editores de CGTN tienen prohibido informar sobre contenidos que expongan al PCCh a la crítica.

Un antiguo redactor jefe de CGTN en Washington dijo que decidió unirse a la organización después de preguntar si había alguna diferencia entre sus operaciones y las de los medios de comunicación occidentales y le dijeron que CGTN funcionaba de forma muy parecida a los medios de comunicación occidentales. Tras empezar a trabajar allí, pronto se dio cuenta de que no era así en absoluto, ya que los ejecutivos trasladados desde Beijing tenían un control muy estricto sobre los artículos y otros informes.

«No se permitía que apareciera en los comunicados de prensa o en los guiones de los presentadores nada que reflejara noticias negativas sobre el PCCh», dijo.

También citó el ejemplo de una historia que fue descartada porque cuestionaba la conducta de un subcontratista chino que operaba en Europa.

Obligado a admitir errores y a dar garantías

Las normas editoriales implícitas de la CGTN han provocado a veces confusión y enfrentamiento. En un caso, durante una visita a Washington D.C. del entonces vicepresidente chino Xi Jinping en 2012, muchos tibetanos, taiwaneses y practicantes de Falun Gong, parados a los costados de las calles, protestando contra la persecución de las autoridades del PCCh, llevó a un debate en la redacción de CGTN sobre cómo explicar sus protestas.

El tratamiento inicial de las protestas fue cubrir a los manifestantes con «una bandera roja en todas partes», pero Jessica Stone, una reportera que estaba en el aire en ese momento, encontró que los manifestantes eran tan ruidosos que no podía fingir que no estaban allí, así que tuvo que mencionar a los manifestantes.

Un redactor que trabajaba para CGTN dijo que hubo «pánico en la sala de redacción y todos los directivos o ejecutivos se agolparon y empezaron a gritar».

El editor también dijo que a varias personas implicadas en la emisión se les pidió en una reunión privada que prometieran que esas situaciones anti reglamento no vuelva a pasar.
Stone dijo que Beijing estaba dirigiendo un gran campo de concentración de Xinjiang «vi que se ejercía mucha presión sobre la cuestión de Xinjiang y que decía lo que se me estaba forzando a decir y no me interesaba formar parte de ello».

Después de casi ocho años en CGTN, Stone dejó CGTN en Washington en 2019, diciendo: «No soy un cabildero, soy una periodista».

Stone destacó que estaba agradecida por su paso por la CGTN porque le permitió conocer «la forma de pensar del PCCh”. Ahora Stone trabaja para Fox News Media.

La propaganda extranjera ha contribuido al declive de la imagen del PCCh en el extranjero

Una encuesta de Pew Research muestra que el porcentaje de personas que tienen una opinión «favorable» de PCCh ha disminuido considerablemente en la última década, especialmente en los países donde la CGTN ha establecido su presencia.

Entrevistado por el Financial Times, Anglebrandt señaló las presiones de «arriba» como una de las principales razones del conflicto entre la CGTN y los reguladores de los medios de comunicación de los países occidentales.

El Financial Times afirma que esta desautorización de la información objetiva ha puesto en un dilema los intentos de Beijing de utilizar la inversión a gran escala en medios de comunicación en lengua extranjera para mejorar su imagen internacional.

Editor: Song Yue
Reporter: Zhang Yuwen
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios