Expertos de EE. UU. piden a todos los países evitar que el PCCh recopile genes globales y los utilice

0
189
En la foto aparece una empresa china que, según se ha denunciado, está involucrada en una investigación ilegal para editar genéticamente a 58 bebés. (Fuente de la imagen: Captura de pantalla de la web)

El domingo (11 de julio), el experto en temas de actualidad de Estados Unidos, Anders Corr, afirmó que el PCCh está intentando recopilar datos de ADN sobre la población mundial y tratando de convertirlos en armas con el fin de utilizar la susceptibilidad a las enfermedades para llevar a cabo ataques genéticos selectivos contra poblaciones específicas. Anders Corr hizo un llamamiento al gobierno de Estados Unidos y a sus aliados para que impidan inmediatamente al PCCH recoger datos ADN de la población mundial.

A continuación, una traducción del artículo de Corr.

¿Oíste eso? Un agujero negro llamado China (el PCCh) está absorbiendo los datos más sensibles del mundo.

Según un nuevo informe de Reuters, el ejército del PCCh, en colaboración con la empresa china BGI Group, está recopilando datos genéticos prenatales de mujeres de todo el mundo en un intento de convertirlos en armas.

El ejército del PCCh extrae estos datos y los utiliza para su propia investigación, desarrollando potencialmente armas biológicas que incluyen objetivos genéticos. Según un informe de Reuters sobre la empresa china, «las grandes bases de datos genómicos pueden utilizarse para diseñar terapias contra enfermedades, pero también exponen la vulnerabilidad genética de las poblaciones».

Un informe elaborado por expertos científicos y médicos para el director de la inteligencia nacional de Estados Unidos, advirtió el año pasado que los enemigos podrían utilizar la susceptibilidad a las enfermedades para realizar «ataques genéticos».

Los investigadores de la BGI ya han utilizado datos genéticos de mujeres para discernir las diferencias de susceptibilidad viral entre chinos y europeos. Esto es sólo el principio.

El PCCh sigue sorprendiéndonos con la profundidad y la velocidad de sus avances tecnológicos, su creciente control sobre las industrias mundiales y su capacidad de utilizar su poder para ampliar sus políticas y prácticas genocidas. Dada la propensión del PCCh a armarse y a la tendencia de militarización, Estados Unidos y sus aliados deberían tomar medidas inmediatas y más contundentes para contrarrestar la recopilación mundial de datos genéticos hechos por el régimen del PCCh.

Millones de mujeres de 52 países/regiones de todo el mundo se someten a una prueba denominada prueba de trisomía fetal no invasiva (NIFTY). La prueba se comercializa en 13 países de la UE, entre ellos España, Alemania, Dinamarca y Polonia, así como en el Reino Unido, Australia, Canadá, India, Pakistán y Tailandia. En todo el mundo, 8,4 millones de mujeres se han sometido a la prueba.

BGI Group también cuenta con laboratorios de pruebas del virus del PCCh (COVID-19) en 30 países/regiones y tiene previsto convertir estos laboratorios en laboratorios de detección de la salud reproductiva. Reuters confirma que los datos genéticos de al menos 500 mujeres extranjeras están almacenados en el banco genético nacional del PCCh. Esto puede ser sólo la punta del iceberg.

Según un formulario de consentimiento de BGI group visto por Reuters, es posible que los datos de las mujeres analizadas puedan ser compartidos con las autoridades comunistas por razones de «seguridad nacional o de defensa». En cambio, China ha restringido el acceso de los investigadores extranjeros a la base de datos genéticos de los ciudadanos chinos desde 2015.

BGI Group tiene vínculos con los militares del PCCh y con una filial estadounidense llamada CGI. Estos vínculos siguen impulsando el desarrollo económico y tecnológico del PCCh. Y es irresponsable que Estados Unidos y sus gobiernos democráticos aliados permitan al ejército del PCCh y a sus empresas estatales acceder a los datos genéticos de las mujeres.

Según Reuters, el ejército del PCCh está trabajando para «mejorar la ‘calidad de la población'», lo que suena mucho a eugenesia. Esta «ciencia» de producir/cultivar más súper humano «populares» debe ser condenada. El Estado nazi utilizó la eugenesia en la década de 1940 para aplicar políticas genocidas contra judíos, gays, gitanos y discapacitados. Dados los avances en la investigación genómica, la eugenesia tiene nuevas e inquietantes aplicaciones que actualmente están siendo exploradas por el PCCh.

Según Reuters, un estudio realizado por BGI Group utilizó un superordenador militar para procesar los datos de las mujeres chinas. El ordenador «seleccionó a las minorías tibetana y uigur para encontrar vínculos entre sus genes y rasgos de ellas». Kirsty Needham y Clare Baldwin, de Reuters, informaron de que los investigadores del PCCh «fueron capaces de rastrear las diferencias genéticas entre los chinos Han, dominantes en el país y las minorías étnicas, incluidos los uigures y los tibetanos».

En 2018, Wang Jian, presidente de la compañía BGI group, declaró públicamente que «no permitiría» que los empleados de la BGI tuvieran bebés con defectos de nacimiento. «Sería una vergüenza que los 7.000 empleados tuvieran un defecto de nacimiento», dijo, «y significaría que estamos engañando al público».

Hubo un artículo publicado en 2019 basado en una investigación de la BGI que utilizó datos genéticos de mujeres para estudiar cómo los genes uigures alteraban su respuesta a los medicamentos. El PCCh ha recogido sistemáticamente datos genéticos de los uigures, y múltiples uigures de los campos de concentración de Xinjiang han denunciado que se les obliga a tomar medicamentos que les hacen sentirse indispuesto.

En 2020, Estados Unidos sancionó a dos filiales de BGI por «abusar de los programas de recogida y análisis de ADN para reprimir a sus ciudadanos.» Está claro que esto no es suficiente.

Nazak Nikahktar, ex subsecretario de Industria y Seguridad durante la administración Trump, escribió: «Los responsables políticos parecen carecer de una comprensión real de cómo los datos genéticos pueden ser, y están siendo, utilizados contra nosotros por nuestros adversarios hoy en día. Apenas estamos empezando a comprender a dónde nos llevará la ciencia y lo aterradora que puede ser una ciencia de esta magnitud.»

Responsabilidad: Zhang Lily
Reportero: Ling Hao
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios