La amenaza de China es un desafío moral para el mundo, según experto

0
99
Miles Yu, miembro del Instituto Hudson y asesor principal de política sobre China del ex secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, en Annapolis, Maryland, el 11 de febrero de 2021. (Tal Atzmon/The Epoch Times)

El Partido Comunista Chino (PCCh) pretende exportar su modelo de gobierno totalitario al resto del mundo; y la mejor manera de defenderse de las amenazas del régimen, es tener un fuerte sentido de la claridad moral, según Miles Yu, el asesor para China del ex secretario de Estado Mike Pompeo.

“Así que el desafío que el PCCh plantea al mundo no es solo un desafío tecnológico, no es solo un desafío económico, no es solo un desafío militar”, dijo Yu, durante una reciente entrevista con NTD, un medio de comunicación hermano de The Epoch Times.

“Pero lo más importante es que es un reto moral. Porque la naturaleza moral del gobierno comunista es antitética a todos los principales fundamentos morales de la sociedad moderna”.

Yu, un académico nacido en China que ayudó a dar forma a la política de la administración Trump sobre China, es ahora un miembro visitante en el Instituto Hoover de la Universidad de Stanford.

En el centro del modelo de gobierno del PCCh está la negación de los derechos inalienables de los individuos, que incluyen la libertad de religión y la libertad de culto, dijo.

“Por eso tienen que encerrar a los millones de uigures en campos de concentración, no solo para torturarlos físicamente, sino, sobre todo, para lavarles el cerebro y que se deshagan de sus creencias religiosas”.

Por la misma razón, el régimen chino persigue a los practicantes de Falun Gong, añadió Yu.

Beijing está cometiendo un “genocidio” y “crímenes contra la humanidad” contra los uigures de la región de Xinjiang, en el extremo occidental de China, según declaró el gobierno de Estados Unidos en enero. Más de un millón de uigures se encuentran en campos de internamiento, donde son sometidos a abusos contra los derechos humanos, como la esterilización forzada, el aborto forzado, la violación, la tortura, los trabajos forzados y la separación de los niños de sus familias.

La persecución del régimen contra Falun Gong, práctica espiritual también conocida como Falun Dafa, comenzó en 1999 y ha continuado hasta hoy. Según el Centro de Información de Falun Dafa, millones de personas han sido detenidas en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones y cientos de miles han sido torturadas mientras estaban encarceladas.

En los primeros 10 meses de este año, al menos 101 practicantes de Falun Gong fueron perseguidos hasta la muerte, lo que se suma a las más de 4000 muertes documentadas como resultado de los abusos.

“Si el comunismo soviético se centró más en la eliminación física de la disidencia, el comunismo chino se centra mucho más en la conformidad de todo el mundo con el comunismo, eliminando los pensamientos individuales, [y] la libertad individual de culto”, dijo Yu.

Por tanto, el reto de China es, en cierto sentido, un reto moral para el mundo, dijo.

“Si queremos contrarrestar al Partido Comunista Chino, debemos tener nuestra claridad moral para entender lo que está en juego, para afrontar este desafío”.

Un orden mundial dirigido por el PCCh sería muy diferente del mundo libre y democrático con el que la mayoría de la gente está familiarizada. Para empezar, Yu dijo que la gente estaría “sometida a la voluntad del Estado”.

La gente tendría que estudiar el Pensamiento Xi Jinping, una doctrina política formulada por el líder chino, así como la interpretación de la historia y la comprensión de los derechos individuales por parte del PCCh, según Yu.

En China, los alumnos deben estudiar el “Pensamiento Xi Jinping” desde la escuela primaria. La doctrina fue consagrada en la Constitución de China en 2018.

“El mayor logro del Partido Comunista Chino es que esclaviza a 1400 millones de chinos. Y, sin embargo, [el PCCh] se esfuerza por convencer al pueblo chino de que vive una vida feliz”, dijo Yu.

En esencia, Yu dijo que el desafío de China es “una cuestión de tiranía contra libertad” y expresó su confianza en que Estados Unidos supere dicho desafío, especialmente con un liderazgo estadounidense que comprenda las amenazas que plantea el régimen comunista.

“También creo que por eso todos los que viven en Estados Unidos deberían estar muy agradecidos a este país. Eso nos permite a cada uno de los que vivimos en esta tierra la libertad de ejercer esa conciencia”, añadió Yu.

“Que te guste Estados Unidos o no, eso no viene al caso. Pero tienes derecho a decir que te gusta o que no te gusta, sin sufrir las consecuencias que tendrías, por ejemplo, en China”.

POR FRANK FANG

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios