La primera reunión oficial de los ministros de Asuntos Exteriores del G7 se centra en la respuesta conjunta al desafío dictatorial de Beijing

0
155
Los Ministros de Asuntos Exteriores del G7 se reúnen en Londres el martes 4 de mayo de 2021. En el sentido de las agujas del reloj, desde la izquierda, el Ministro de Asuntos Exteriores canadiense, Marc Garneau, el Ministro de Asuntos Exteriores británico, Dominic Raab, el Ministro de Asuntos Exteriores japonés, Toshimitsu Motegi, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el Ministro de Asuntos Exteriores italiano, Luigi Di Maio, el Secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, el Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas y el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian. (Crédito de la foto: Associated Press

Después de más de dos años se reunieron por primera vez el martes 4 de mayo, los ministros de Asuntos Exteriores de los países del Grupo de los Siete (G-7), Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón, en Londres el martes (4 de mayo). Las conversaciones formales comenzaron en Lancaster House, en el West End londinense, con el Ministro de Asuntos Exteriores británico Dominic Raab, presidiendo la reunión.

La Deutsche Welle informó el martes que uno de los temas centrales de la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores fue cómo abordar conjuntamente el desafío que supone el enfoque cada vez más autocrático de Beijing.

El ministro de Asuntos Exteriores, Raab, dijo que la presidencia británica rotatoria del Grupo de los Siete ofrece la oportunidad de que las naciones abiertas y libres muestren su solidaridad para afrontar conjuntamente los retos y las crecientes amenazas de Beijing. Raab también instó a Beijing a cumplir los compromisos asumidos en la declaración conjunta sino-británica.

Preguntado por el mensaje que la reunión enviaría a los regímenes autoritarios, Raab dijo que el G7 cree en mantener el comercio abierto, para preservar las sociedades abiertas, defender los derechos humanos y la democracia, entre otras cosas.

El Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, lo agradeció. «Los estados autoritarios o los gobernantes autoritarios intentan constantemente desafiar la democracia liberal con sus propios modelos políticos», dijo, y añadió que «nosotros, los Siete paises Occidentales, pertenecemos al mundo libre y queremos participar en el libre comercio y no apostar por acuerdos desiguales como hacen algunos países…»

Maas también pidió en la conferencia una estrategia conjunta para centrarse en los derechos humanos en China. «Los intereses económicos son omnipresentes, pero hay que prestar más atención a los derechos humanos y las libertades cuando se trata de las (autoridades) chinas», señaló.

En declaraciones a los periodistas, el 3 de mayo, el Secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, afirmó que «nuestro propósito no es contener a China ni reprimirla» «queremos preservar un orden mundial basado en las normas del derecho internacional».

Añadió que Estados Unidos y sus aliados han trabajado notablemente para establecer este orden en las últimas décadas. Por eso, «si algún país intenta socavar ese orden, ya sea China o cualquier otro, nos levantaremos y defenderemos ese orden internacional».

Blinken prometió que Estados Unidos trabajaría con firmeza, conjuntamente con el Reino Unido, para presionar a Beijing en cuestiones como las violaciones de los derechos civiles de la población china por parte del régimen del PCCH, incluido Xinjiang y Hong Kong.

También fueron invitados a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G-7 representantes de la Unión Europea y de países no miembros como India, Corea del Sur, Australia y Sudáfrica.

Según el informe, los ministros de Asuntos Exteriores del G-7 mantuvieron el lunes (3 de mayo) conversaciones informales cara a cara. El ministro de Asuntos Exteriores británico, Raab, que ofreció una rueda de prensa conjunta tras las conversaciones con el visitante Blinken, destacó la importancia de la relación especial entre Gran Bretaña y Estados Unidos y el compromiso conjunto entre los dos países y otros países occidentales.

El informe también indica que en la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores del G-7, se trataron temas como el golpe militar en Myanmar, la crisis humanitaria en Siria, la crisis en Tigray (Etiopía) y la situación en Afganistán. La reunión es una preparación para la próxima cumbre del G-7 en junio.

Editor: Chang Qin
Reportero: Zhang Yuwen
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios