La vida de Zhang Zhan corre peligro y se espera libertad condicional médica

0
127
Zhang Zhan, activista de derechos humanos de Shanghai y periodista ciudadana. (Crédito de la foto: Captura de pantalla del vídeo de Zhang Zhan en Twitter)

Zhang Zhan, periodista ciudadana, fue condenada a cuatro años en diciembre del año pasado tras ser reprimida por las autoridades del PCCh por viajar a Wuhan el año pasado, para realizar una entrevista. Está en huelga de hambre desde que fue detenida y su estado de salud es muy precario. Recientemente, el Departamento de Estado de Estados Unidos y Reporteros sin Fronteras se han preocupado por la situación de Zhang Zhan y han pedido a las autoridades que la liberen.

Bajo la presión de la opinión pública, se ha informado que las autoridades penitenciarias han pedido a la madre de Zhang Zhan, que acuda a la prisión la próxima semana para presentar una solicitud por escrito de libertad condicional por motivos médicos y que posiblemente Zhang Zhan salga de la cárcel para recibir tratamiento.

Ai Xiaoming, profesor de chino en la Universidad Sun Yat-sen de Guangzhou y estudioso de la mujer y los asuntos públicos, publicó el día 11 un mensaje en su círculo de amigos de WeChat en el que decía que esperaba que la gente siguiera prestando atención a la periodista ciudadana Zhang Zhan.

Ai también transmitió un mensaje en el que se decía que la madre de Zhang Zhan decía que las autoridades penitenciarias querían que fuera directamente a la prisión el próximo lunes para presentar una solicitud por escrito para la libertad condicional para tratamiento médico de Zhang Zhan.

Esto significa también que las autoridades penitenciarias han accedido a que la familia de Zhang Zhan presente una solicitud de libertad bajo fianza y se puede esperar que Zhang Zhan salga de la cárcel para recibir tratamiento médico.

Zhang, de 38 años, antigua abogada con un máster, abandonó su ciudad natal de Shaanxi para trasladarse a Shanghai en 2010, donde fue reprimida por las autoridades por publicar artículos críticos en Internet, lo que le impidió ejercer su profesión con normalidad. A principios de febrero de 2020, Zhang Zhan viajó a Wuhan para cubrir el brote viral del PCCh y publicó lo que vio y escucho en las redes sociales. Fue detenida el 14 de mayo del mismo año cerca de la estación de tren de Wuhan. En diciembre de 2020, Zhang fue condenada a cuatro años de prisión, acusada «de provocar problema y buscar peleas”

A principios de este mes, una videollamada entre la madre y Zhang Zhan, reveló que la vida de Zhang Zhan corría peligro debido a los efectos de su prolongada huelga de hambre. El hermano de Zhang también acudió a las redes sociales para llamar la atención sobre la situación de Zhang.

Chen Qiushi, un periodista ciudadano que entró en Wuhan antes que Zhang Zhan para cubrir la epidemia en la ciudad sellada, también tuiteó que «todos seriamos culpables» si a Zhang Zhan le ocurre algo.

El 8 de noviembre, el portavoz del Departamento de Estado, de EE.UU., Ned Price, expresó su profunda preocupación por el deterioro de la salud de Zhang durante una sesión informativa rutinaria para los medios de comunicación.

Dijo que, tras la condena de Zhang el pasado diciembre, Estados Unidos y otras misiones diplomáticas han expresado en repetidas ocasiones su grave preocupación por su detención arbitraria y los malos tratos recibidos. Estados Unidos reiteró su llamamiento a China para que ponga en libertad a Zhang Zhan de forma inmediata e incondicional y pidió a Beijing que respete la libertad de prensa y el derecho de las personas a expresar libremente sus opiniones.

El 8 de agosto, el Washington Post publicó un editorial en solidaridad con Zhang Zhan. El editorial afirmaba que la detención y el encarcelamiento de Zhang formaban parte de un encubrimiento chino más amplio de la epidemia, que incluía la reprimenda a los ocho médicos de Wuhan que fueron los primeros en exponer la epidemia, el hecho de que los altos cargos del PCCh no revelaran la epidemia hasta el 20 de enero del año pasado y el hecho de que el PCCh haya seguido intentando obstruir las investigaciones externas sobre los orígenes de la epidemia y haya seguido culpando a las causas fundamentales de la epidemia fuera de China.

El editorial también rinde homenaje a Zhang Zhan por su valiente intento de documentar el caos y la devastación en Wuhan en las primeras semanas del brote y por ser «centinela de un desastre inminente», su periodismo no es un delito, no puede pasar ni un momento más en la cárcel y no debería morir por ello.

El 4 de noviembre, Reporteros sin Fronteras (RSF) también emitió un comunicado en el que pedía a las autoridades de Beijing que pusieran en libertad inmediatamente a Zhang Zhan. El comunicado subraya que si Zhang Zhan no es liberada inmediatamente, se enfrentará a amenazas contra su vida.

Ai también hizo un llamamiento para Zhang Zhan en su círculo de amigos de WeChat, dijo, Zhang Zhan ya es un cuestionamiento, remarca nuestra situación: el fracaso de la razón, la dependencia de la supervivencia en la ambigüedad moral, la calma que viene de la indiferencia y nadie hace nada. Este estado de división entre el espíritu y el cuerpo, si no puedes cambiarlo, sólo acéptalo.

No pudimos enfrentarnos a las lágrimas de la madre de Zhang, que dio las gracias, en mi caso, sólo profundizó la vergüenza. Sólo puedo responder diciendo que no merecemos la pureza y el rigor de Zhang Zhan y, por supuesto, menos aún la gratitud de su madre.

“Sabemos que zhang es inocente, pero no hay nada que podamos hacer sobre su situación… no sé, que tan lejos está zhang zhang de nosotros. Innumerables personas han elegido la indiferencia, inteligentes o no inteligentes, ella es una persona así, elige no. Una persona entre millones de personas, esta es una cualidad espiritual escasa, también observamos esta preciosa cualidad en una situación desesperada »

Ai espera que Zhang Zhan sobreviva, «¡Todavía tienes una oportunidad de hacer la lucha, has sacrificado demasiado! Pido el favor de Dios, que sobrevivas, como una semilla».

Editor: Lin Li
Reportero: Chu Yin Chin
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios