Las vacunas empiezan a sobrar en muchos estados de EE.UU. y sólo el 60% quiere vacunarse

0
510
Nurse Kathe Olmstead prepares a shot as the world's biggest study of a possible COVID-19 vaccine, developed by the National Institutes of Health and Moderna Inc., gets underway Monday, July 27, 2020, in Binghamton, N.Y. (AP Photo/Hans Pennink)

Se dice que la actual promoción de la vacuna contra el coronavirus en los Estados Unidos ha encontrado un cuello de botella. El número de personas que quieren ser vacunadas es menor de lo esperado, la oferta en muchos estados ha comenzado a superar la demanda esperada para el número de personas que quieren ser vacunados. El 16 de abril, el 49% de las personas habían recibido su primera dosis de la vacuna. Sin embargo, según diferentes encuestas, sólo un 60% quiere vacunarse, ese índice es más bajo de lo que esperaban los funcionarios del Departamento de Salud.

Esta semana, los estados de EE.UU. dijeron que sus suministros de vacunas están empezando a sobrar. Según la encuesta de KFF, el 61% de los encuestados dijo que le gustaría vacunarse lo antes posible. El 17%, quiere esperar y ver un poco más. El 13% dijo que nunca se vacunaría. El 7% dijo que sólo se vacunaría si se lo exigen.

Sin embargo, los funcionarios del Ministerio de Sanidad sugieren que para alcanzar la inmunidad de grupo, el 70-90% de las personas deben estar vacunadas. Las encuestas actuales muestran que el número de personas que quieren vacunarse sigue siendo inferior al esperado.

El Departamento de Salud de EE.UU. anunció la suspensión de la vacuna de Johnson & Johnson el 13 de abril y habló de que la vacuna provocaba coágulos de sangre, una medida que, según se dice, ha profundizado las sospechas sobre la vacuna y ha despertado más preocupación entre los departamentos de salud del gobierno. El 18 de abril, Anthony Fauci, el principal asesor médico de Estados Unidos para el control de enfermedades, anunció que la vacuna de Johnson & Johnson volvería a utilizarse el viernes 23 de abril, añadiendo recomendaciones de uso, como el establecimiento de restricciones de edad o sexo.

En declaraciones a varios medios de comunicación, Fauci aseguró que la vacuna de Johnson & Johnson «estará de vuelta pronto», diciendo: «Me sorprendería mucho si no la tenemos de vuelta en alguna forma para el viernes». La industria considera esta medida como un intento de aumentar la confianza general del público en las vacunas.
El 18 de abril, el gobernador de Pensilvania, el republicano Tom Wolf, hizo un llamamiento público para que todo el mundo se vacune, ya que cientos de vacunas se quedan sin usar en el estado cada día.

La funcionaria del departamento de salud de Pensilvania, Alison Beam, también dijo que el hecho de que nadie quiera vacunarse será un desafío en el futuro. Dijo que casi la mitad de los trabajadores de las residencias de ancianos de Pensilvania son reacios a vacunarse, lo que sugiere que el problema de la gente que no quiere vacunarse es un reto para el futuro.

El sondeo de KFF muestra una clara diferencia partidista en cuanto a la disposición, ya que el 29% de los republicanos afirma que nunca se vacunaría y sólo el 5% de los demócratas dice que no lo haría, señaló el periódico británico Daily Mail. Sólo el 46% (menos de la mitad) de los republicanos dicen que quieren vacunarse lo antes posible, mientras que el 79% de los demócratas dicen que quieren vacunarse lo antes posible.
Entre los distintos grupos raciales, el 24% de la población negra optó por querer esperar y ver, el porcentaje más alto, mientras que el 16% del grupo blanco dijo que necesitaba esperar y ver, frente al 18% de los hispanos.

La mayoría de los demócratas y republicanos tampoco han dejado que eso cambie sus opiniones, a pesar de que los expresidentes Trump y Biden anunciaron la vacunación, según el informe.

Una encuesta reciente en Luisiana señaló que el 40% o más del Estado, está indeciso o no está dispuesto a vacunarse.

Aunque la oferta de Luisiana es mayor que la de otros estados del sur, sigue ocupando el sexto lugar en cuenta regresiva en cuanto a vacunación de adultos mayores de 18 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Hasta el viernes, los estadounidenses habían utilizado más de 200 millones de dosis de la vacuna y casi la mitad de los adultos estadounidenses habían recibido al menos una dosis de la vacuna.

Algunos gobiernos estatales están haciendo todo lo posible para promover las vacunas. El departamento de salud de Alaska también ha establecido ventanillas de vacunación en los aeropuertos. Y el departamento de salud de Ohio exige a los proveedores de vacunas que las ofrezcan cerca de las paradas de autobús, o de forma móvil. En Connecticut, los departamentos de salud utilizan las llamadas telefónicas para concertar citas de vacunación directamente con los residentes. El personal médico de Mississippi visita en persona los domicilios de los ancianos para proporcionarles directamente los servicios de vacunación. El departamento de salud de Alabama está encontrando formas de correr la voz y hacer que la gente se vacune.

Editor: Ye Xia
Corresponsal: Zhong Xuan
Versión original en chino: m.soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios