Muchos estadounidenses y afganos siguen varados tras la salida de las tropas estadounidenses de Kabul

0
116
El Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Blinken. (Crédito de la foto: AP)

Mientras los últimos cinco aviones de transporte militar de EE.UU. despegan de Afganistán, todavía hay unos 200 estadounidenses y miles de afganos aliados varados en Afganistán que no pueden salir. El Secretario de Estado Blinken dice que Estados Unidos seguirá trabajando para sacar a los estadounidenses y afganos del país y colaborará con los vecinos de Afganistán para garantizar que salgan del país por tierra o por aire con vuelos fletados.

No creemos que vaya a ser fácil ni rápido», dijo Blinken después de que se completó la retirada de las tropas y añadió que el número total de estadounidenses varados en Afganistán pero que aún quieren irse, podría ser cerca de 100 personas.

Poco después de que el Pentágono anunciara el lunes (30 de agosto) que se había completado la retirada de los militares de Estados Unidos, Blinken dijo que la embajada de Estados Unidos en Kabul permanecería cerrada y vacía en el futuro inmediato. Dijo que los diplomáticos estadounidenses tendrían su base en Doha, Qatar.

«Seguiremos trabajando incansablemente para ayudar a los estadounidenses, extranjeros y a los afganos que decidan salir de Afganistán», dijo Blinken en declaraciones en el Departamento de Estado. «No hay plazo para nuestro compromiso con ellos».

El almirante del Cuerpo de Marines Franklin McKenzie, comandante del Mando Central de EE.UU., dijo a los periodistas que el ejército estadounidense pudo evacuar hasta 1.500 personas en Afganistán en las últimas horas de la misión de evacuación de EE.UU.

Ningún ciudadano quedó varado en el aeropuerto y no hubo evacuados en los últimos vuelos militares, dijo McKenzie. Dijo que el ejército estadounidense había podido sacar a los estadounidenses hasta el último minuto, pero «ninguno llegó al aeropuerto».

«La partida fue desgarradora», dijo McKenzie. «No hemos podidos hacer que salieran todos los que queríamos. Pero creo que si nos hubiéramos quedado 10 días más, no habríamos podido salir todo los que salieron».

McKenzie y otros funcionarios pintaron un cuadro vívido de las últimas horas de las tropas estadounidenses sobre el terreno y de sus preparativos para garantizar que los militantes talibanes del grupo Estado Islámico no tengan acceso a los sistemas de armas militares estadounidenses en funcionamiento y a otros equipos.

La amenaza terrorista sigue siendo un problema importante en Afganistán, donde permanecen al menos 2.000 miembros del «núcleo» del grupo Estado Islámico, muchos de los cuales fueron liberados de prisión cuando los talibanes tomaron el control del país.

Las autoridades indicaron que el sistema de armas antirrobo utilizado para contrarrestar los disparos en el aeropuerto horas antes permaneció operativo hasta el «último minuto», cuando el último avión militar estadounidense despegó debido a la amenaza de seguridad existente. Lo último que hizo el ejército estadounidense fue dejar inoperativo el sistema C-RAMS (Sistema de contra cohetes, artillería y morteros). Además, McKenzie dijo que Estados Unidos había inutilizado 27 Humvees y 73 aviones, por lo que no podían volver a ser utilizados.

«Proteger el bienestar de los estadounidenses en el extranjero sigue siendo la misión más importante y duradera del Departamento de Estado», dijo Blinken, y añadió que «si un estadounidense en Afganistán nos dice que quiere quedarse una semana, un mes o un año temporalmente y más tarde se acerca y dice, he cambiado de opinión, vamos a ayudarles a salir».

«El hecho de que nos hayamos ido no significa que los estadounidenses y los afganos en Afganistán que quieran irse pierdan la oportunidad, no se les va a negar esa oportunidad», declaró McKenzie.

Editor: Ye Xia
Reportero: Ling Shan
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios