“Presunta fuga” en la Central Nucleoeléctrica china de Taishan y la empresa francesa pide ayuda a Estados Unidos

0
430
Se sospecha que hay una fuga de material radiactivo en la central nuclear de Taishan, en Guangdong (China) (Foto: Internet)

El gobierno de Estados Unidos ha estado revisando un informe sobre la fuga de material radiactivo de una planta de energía nuclear en Taishan, Guangdong, China, durante la semana pasada, la parte china no ha dado a conocer los detalles, pero alguna de las empresas francesas que son propietarias de la planta y ayudan a operarla, dijeron en una carta a los Estados Unidos para pedir ayuda, que «la amenaza radioactiva es inminente», reveló en exclusiva la CNN el 14 de junio.

Según una carta de la empresa francesa de reactores nucleares Framatome al Departamento de Energía de Estados Unidos, obtenida por la CNN, se está produciendo una fuga de material radiactivo de la planta de Taishan, para evitar el cierre de la planta, la respuesta de las autoridades del PCCh es «elevando el límite aceptable de detección de radiación fuera de la planta».

Framatome envió dos cartas al Departamento de Energía de EE.UU. (DOE), la primera fue el 3 de junio solicitando que Washington les permitiera compartir el apoyo técnico de EE.UU. para abordar un «problema de seguridad urgente» en la planta nuclear de Taishan, que tiene una fuga de gas fisionable y el 8 de junio, Framatome envió otra carta al DOE, con la esperanza de acelerar la aprobación para compartir el apoyo técnico.

La razón de Framatome para pedir ayuda a EE.UU., fue la «amenaza radiológica inminente» y el hecho de que las autoridades chinas han ido elevando las normas de detección para medir el nivel de ma1terial radiactivo a más del doble de las normas de seguridad francesas, que siguen estando cerca del límite.

La CNN citó fuentes que indicaban que el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos había celebrado varias reuniones en una semana para examinar la presunta fuga de material radiactivo de la central nuclear de Taishan y que el gobierno de Biden había tratado el asunto con el gobierno francés y con expertos del Ministerio de Energía. Los funcionarios de Washington también revelaron que Estados Unidos ha estado en contacto con la parte china, pero no conocieron los detalles.

Por ahora, los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado y el Departamento de Energía, sólo han dicho que Estados Unidos está obligado por los términos del acuerdo a hacer público el incidente nuclear si hay algún riesgo para el público chino.

Una de las fuentes fue citada diciendo que la carta de petición de ayuda de Framatome era «alarmante», pero que el gobierno de Biden creía que la planta de Taishan aún no había alcanzado el «nivel de crisis». China aun no admite el problema que existe y la empresa extranjera con la que estaba trabajando está pidiendo ayuda. Es «inusual» que una empresa extranjera busque unilateralmente la ayuda de Estados Unidos. Si la fuga continúa o se agrava, pondrá a Estados Unidos en una situación complicada.

Cheryl Rofer, una científica nuclear estadounidense jubilada, dijo: «No es sorprendente que Francia solicite apoyo. En general, este tipo de cosas no es sorprendente, especialmente cuando creen que eres particularmente capaz de brindar ayuda. Sin embargo, a las autoridades chinas, siempre les gusta fingir que todo va bien y lo hacen con regularidad».

Framatome admitió que la empresa «está ayudando a resolver los problemas de la central nuclear de Taishan, en la provincia china de Guangdong», pero dijo que la central sigue funcionando con arreglo a las normas de autorización de seguridad y que trabajará con expertos para encontrar soluciones a cualquier posible problema.

El Grupo de Energía Nuclear de China, Guangdong, que explota la central nuclear de Taishan, ha emitido un comunicado en el que afirma que la Unidad 2 ya ha completado una gran reparación según lo previsto y se conectó con éxito a la red el 10 de junio de 2021 y que los indicadores de la central nuclear de Taishan y el entorno circundante son «normales» en la actualidad.

Se entiende que la central nuclear de Guangdong Taishan, que está a solo 130 kilómetros de Hong Kong, entró oficialmente en funcionamiento el 17 de diciembre de 2018 y se conoce como el primer reactor europeo de agua presurizada (EPR) de tercera generación que funciona oficialmente en el mundo, con una potencia de generación de 1750 (MW), que es también la más alta del mundo.

Sin embargo, desde la construcción de la central nuclear de Taishan, se han producido varios incidentes de calidad de ingeniería y fugas nucleares. En junio de 2018, el sitio web oficial de la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA) del Partido Comunista de China confirmó que la cubierta superior de la vasija de presión de la Unidad 1 de la central nuclear de Taishan tenía un contenido excesivo de carbono, pero que la cubierta superior de la vasija de presión se seguiría utilizando durante siete años, hasta abril de 2025, hasta que se encontrara un método de prueba eficaz, según Free Asia.

The Free Press informó que en abril de 2016, la autoridad de Seguridad Nuclear de Francia descubrió que la vasija de presión del reactor utilizada por la empresa francesa Areva, contratista de la central nuclear de Taishan, no había superado la prueba, ya que el contenido de carbono de la parte superior e inferior de la vasija alcanzaba el 0,3 por ciento, superando significativamente la norma legal en un 36 por ciento, esto hace que el contenedor que no tiene suficiente flexibilidad se agriete fácilmente cuando soporta la presión de temperaturas extremadamente altas, lo que lleva a la fuga nuclear.

En aquel momento, la construcción de centrales nucleares EPR en Finlandia y Francia se detuvo de inmediato, pero las autoridades chinas hicieron caso omiso de la situación y continuaron con el proyecto con el fin de convertirse en la primera central nuclear del mundo en utilizar los componentes y la tecnología.

Según informan los medios de comunicación de Hong Kong, el ingeniero superior de Hong Kong y vicepresidente fundador del Partido Cívico, Lai Kwong-tak, declaró: «La cantidad de combustible radiactivo que contiene la central nuclear de Taishan es tres veces superior a la de la central nuclear de Fukushima y en caso de producirse una fuga nuclear masiva, afectaría a una zona de 7.000 kilómetros cuadrados cercana, incluyendo 50 millones de la población que vive en Hong Kong.

Editor: Yuan Mingqing
Reporter: Song Yue
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios