Suicidio de experto médico chino llama la atención sobre cuestionable “modelo” de trasplantes de órganos

0
188
Practicantes de Falun Gong demuestran un acto ilegal de pago por órganos humanos que ocurre en China en Washington, DC el 19 de abril de 2016. (JIM WATSON/AFP vía Getty Images)

El suicidio del especialista chino en trasplantes de órganos Zang Yunjin ha llamado la atención sobre el cuestionable “modelo Qingdao” de trasplante de órganos humanos.

Zang, de 57 años, director del Centro de Trasplantes de Órganos del Hospital Afiliado de la Universidad de Qingdao, se suicidó saltando desde un edificio alto el 26 de febrero, según declaró una fuente a la edición en chino de The Epoch Times alrededor del 27 de febrero.

Era uno de los especialistas en trasplantes de hígado más conocidos de China y ganó una larga lista de títulos y honores a lo largo de su carrera por su participación en el sector, según reportan los medios de comunicación estatales chinos.

El comentarista de noticias de China, Heng He, dijo que Zang no era simplemente un experto en trasplantes de órganos que había ayudado a encabezar el sector de los trasplantes en múltiples ciudades de China, sino que todos los hospitales en los que había trabajado Zang estaban específicamente identificados en los reportes que investigaban los delitos del Partido Comunista Chino (PCCh) de la sustracción ilegal de órganos de los practicantes de Falun Gong.

¿Zang llevó su cadena de suministro de órganos a Qingdao?

Según el sitio web del centro de trasplantes de órganos fundado por Zang, la institución se estableció en febrero de 2014.

Cuando la fundó en Qingdao, Zang trajo consigo a los miembros de su equipo, a los que había conocido mientras trabajaba en el Hospital General de la Policía Armada de Beijing, según dijo en una entrevista con el Qingdao Daily el 3 de febrero de 2018.

El régimen del PCCh declaró el 3 de diciembre de 2014 que China dejaría de utilizar los órganos obtenidos de presos ejecutados y que los “órganos donados voluntariamente” por los ciudadanos serían la única fuente de órganos de donantes disponibles en China a partir del 1 de enero de 2015.

Sin embargo, los datos muestran que el número de “órganos donados” en la ciudad de Qingdao entró en el “carril rápido” desde que se fundó el centro en 2014, y ha experimentado un crecimiento significativo año tras año, en parte debido al centro de Zang y su equipo de la Organización de Obtención de Órganos (OPO, por sus siglas en inglés), reveló Qingdaonews.com.

Wang Zhiyuan, presidente de la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución de Falun Gong (WOIPFG, por sus siglas en inglés), señaló en una entrevista con The Epoch Times el 11 de marzo que China se encuentra entre los países con las tasas más bajas de donación voluntaria de órganos en el mundo, citando una cifra de “solo 0.6 por cada millón de muertes (alrededor de 840 donantes por año) en China en The Lancet”, una publicación médica internacional.

Explicó que los chinos son reacios a donar órganos después de la muerte debido a su respeto ancestral por los difuntos: cualquier sustracción de sus órganos se consideraría culturalmente una falta de respeto hacia ellos o un acto que fomenta la desgracia de quienes lo hacen.

Basándose en más de diez años de investigaciones llevadas a cabo por la WOIPFG y otros investigadores, la evidencia creciente muestra que ha existido una reserva masiva de donantes de órganos vivos desde que comenzó la brutal persecución del PCCh hacia los practicantes de Falun Gong en 1999.

En 2019, un tribunal popular independiente concluyó, tras una investigación de un año, que el PCCh ha estado sustrayendo por la fuerza órganos de presos de conciencia durante años a “una escala sustancial”, siendo los practicantes de Falun Gong detenidos la principal fuente de órganos. Esta espeluznante práctica continúa en la actualidad, según el tribunal.

Heng He dijo que sospechaba que Zang había llevado su cadena de suministro de órganos a Qingdao para crear su centro de trasplantes, de modo que pudiera tener confianza en su abastecimiento de donantes de órganos. Otro factor importante que contribuyó, según Heng, fue que el Hospital General de la Policía Armada de Beijing —unidad militar del Ejército Popular de Liberación (EPL) o ejército del PCCh— para el que Zang había trabajado, puede garantizar la confidencialidad y un suministro de órganos a gran escala.

El “modelo Qingdao” de Zang

En 2018, se celebró un congreso nacional de la OPO entre el 26 y el 30 de enero en Qingdao, según la Asociación de Hospitales de China. Zang fue su presidente ejecutivo.

En el congreso, Zang pronunció un discurso ante más de 200 expertos de China, España, Irán y Brasil sobre su “modelo Qingdao”, calificándolo de una plataforma para las “donaciones de órganos humanos estandarizadas” de China, según un reporte del medio estatal chino Qingdao Daily.

“El modelo de Qingdao es un resumen de nuestro trabajo en la labor de trasplantes de órganos, un resultado de la estandarización que exige nuestro país”, dijo Zang. “La característica del modelo radica en que todos los donante s potenciales que encontremos serán trasladados a nuestro hospital, lo que es único en toda China”.

El reporte no detallaba el origen de los “donantes potenciales” ni cómo el traslado de todos los donantes potenciales a su hospital era único.

Sin embargo, Wang Zhiyuan condenó el modelo de Qingdao de Zang —el llamado OPO— como un pretexto para encubrir la reserva de órganos vivos iniciada por el régimen del PCCh.

Cuando un donante potencial del hospital cumpla los criterios de muerte cerebral irreversible, las autoridades del hospital seguirán manteniendo el funcionamiento de los órganos relevantes al mejor nivel, y buscarán receptores adecuados a través de un sistema de asignación y reparto de órganos en internet, según el portal de noticias chino Sina.

El flujo de trabajo del modelo de Qingdao implica que los trasplantes de órganos que se van a realizar en el centro de Zang necesitan que los órganos de los donantes lleguen al hospital con antelación y que estén a la espera de los pacientes que los necesiten.

De hecho, la muerte cerebral destacada en el modelo de Qingdao no es poco común en la comunidad de trasplantes de órganos de China.

Wang Lijun, un exfuncionario de alto nivel del PCCh y jefe de la Oficina de Seguridad Pública de Chongqing, así como otras personas, patentaron un invento llamado Máquina de Impacto de Lesión del Tallo Cerebral Primario en colaboración con la Tercera Universidad Médica Militar del EPL.

Recibieron una patente por una innovación dedicada a causar la muerte cerebral (número de patente: CN201120542042), que fue llamada “Un aparato para matar” por David Kilgour, Ethan Gutmann y David Matas en su edición actualizada de 2017 (pdf) de “Bloody Harvest / Slaughter”. Para una ilustración, véase la siguiente captura de pantalla proporcionada por la WOIPFG.

Captura de pantalla de la invención de Wang Lijun en su solicitud de patente. Cortesía del WOIPFG.

La carrera de Zang coincide con la práctica del PCCh de la sustracción forzada de órganos
La carrera de Zang en el ámbito de los trasplantes de órganos se inició en el año 2000, coincidiendo con la aparición de los crímenes del PCCh de sustracción forzada de órganos a los practicantes de Falun Gong, según Heng He.

El PCCh comenzó su campaña de persecución a nivel nacional contra los practicantes de Falun Gong en julio de 1999. Poco después, cientos de miles de ellos fueron detenidos ilegalmente en centros de detención, campos de trabajo y prisiones.

En septiembre de 1999, Zang comenzó a estudiar cirugía de trasplantes en el Instituto de Trasplantes Thomas E. Starzl del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh (UPMC) con la ayuda del gobierno chino. Permaneció allí hasta diciembre de 2000, según el portal de noticias chino Sohu.

Al parecer, Zang regresó a China tres meses antes de lo previsto debido a la urgente necesidad de China de médicos para trasplantes de hígado.

Desde el año 2000, el PCCh amplió su persecución masiva de los practicantes de Falun Gong, millones de los cuales fueron sometidos a detenciones arbitrarias y encarcelamientos.

Al mismo tiempo, los datos muestran que las cirugías de trasplantes de órganos en China experimentaron un crecimiento explosivo en número, según la WOIPFG.

En diciembre de 2000, Zang estableció un programa de trasplante de hígado en el hospital provincial de Shandong, Qianfoshan, y se convirtió en el primero en realizar una cirugía de este tipo en la provincia.

En septiembre de 2001, contribuyó a la creación del Centro Provincial de Trasplantes de Órganos de Shandong.

De 2004 a 2008, participó en 1600 casos de extirpación de hígado de donantes en el Primer Hospital Central de Tianjin.

En enero de 2005, Zang se incorporó al Instituto de Trasplantes de Hígado del Hospital General de la Policía Armada de Beijing. En abril, fue nombrado subdirector del instituto. Allí realizó más de 1000 trasplantes de hígado.

A partir de 2014, Zang se trasladó al Hospital Afiliado de la Universidad de Qingdao y dirigió allí las actividades de trasplantes hasta que se suicidó el 26 de febrero por motivos desconocidos.

Redacción: FRANK YUE

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios