Sustracción forzada de órganos del régimen chino es un “crimen atroz”: representante Steube

0
231
El representante Greg Steube, republicano de Florida, participa en la audiencia del Comité Judicial de la Cámara de Representantes como parte de la investigación de impeachment del presidente estadounidense Donald Trump en el Capitolio en Washington, DC el 9 de diciembre de 2019. (Jonathan Ernst/POOL/AFP vía Getty Images)

La práctica del Partido Comunista Chino (PCCh) de matar a los presos de conciencia para obtener sus órganos no es más que un ejemplo de sus “atroces crímenes” que lo sitúan entre los peores violadores de los derechos humanos en el mundo, ha dicho el congresista Greg Steube (R-Fla.).

El congresista, en un mensaje de video dirigido a una conferencia en internet sobre la práctica del PCCh de la sustracción forzada de órganos el 25 de febrero, habló de la detención por parte del régimen de más de un millón de uigures y otras minorías musulmanas en la región de Xinjiang.

“Es aquí donde se extraen muchos órganos de sus prisioneros y se venden en el mercado negro”, dijo Steube. “Este es un ejemplo atroz de persecución religiosa”.

Un tribunal popular de 2019 concluyó, tras una investigación de un año de duración, que el PCCh estaba sustrayendo a la fuerza órganos para el mercado de trasplantes, siendo los practicantes de Falun Gong encarcelados la principal fuente. También descubrió que los uigures detenidos en Xinjiang corrían el riesgo de que se les sustrajeran los órganos.

En China, los practicantes de Falun Gong, disciplina espiritual también conocida como Falun Dafa, han sido el principal objetivo de la persecución del PCCh desde julio de 1999. Según estimaciones del Centro de Información de Falun Dafa, millones de practicantes de Falun Gong han sido recluidos en prisiones, pabellones psiquiátricos y otros centros, mientras que cientos de miles han sido sometidos a torturas, violaciones y otros abusos.

Las acusaciones de sustracción forzada de órganos a los practicantes de Falun Gong detenidos surgieron por primera vez en 2006.

El congresista dijo que una de sus principales prioridades era hacer que el PCCh rindiera cuentas por sus diversos abusos.

Steube añadió que los abusos de los derechos humanos del PCCh eran “una de las muchas razones por las que nuestro país debe ser duro con China”. Estados Unidos también tiene que responsabilizar al régimen por sus esfuerzos para robar tecnología estadounidense y su encubrimiento de la pandemia del virus del PCCh, dijo.

En diciembre, los legisladores estadounidenses de ambas cámaras del Congreso presentaron la Ley para Detener la Sustracción Forzada de Órganos, que impondría sanciones a los funcionarios y entidades extranjeras que se dediquen o apoyen la sustracción forzada de órganos de víctimas involuntarias.

Kristina Olney, directora de relaciones gubernamentales de Victims of Communism Memorial Foundation, con sede en Washington, que copatrocinó el acto en internet, describió el proyecto de ley como “una de las iniciativas legislativas más completas jamás presentadas sobre el problema del tráfico de órganos”.

“Instamos al Congreso de Estados Unidos a promulgar rápidamente este proyecto de ley, y a los gobiernos internacionales a aprobar una legislación similar”, declaró Olney.

Con información de Frank Fang.

Redactado: POR CATHY HE

Fuente: The Epoch Times en español

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios