Xi Jinping hace promesas clave a Putin, los expertos advierten a Taiwán que se prepare

0
184
La videoconferencia entre el secretario general del PCCh, Xi Jinping, y el presidente ruso, Vladimir Putin, el 15 de diciembre, hace sonar la alarma para Taiwán y sería ominosa para China

La videoconferencia entre el secretario general del PCCh, Xi Jinping, y el presidente ruso, Vladimir Putin, el 15 de diciembre, hizo sonar la alarma para Taiwán y puede ser también ominosa para el pueblo chino.

Yuri Ushakov, asistente del presidente ruso para asuntos internacionales, calificó a Xi Jinping de «amigo» tras la reunión, y dijo que el encuentro había sido muy positivo. Ushakov fue citado por Reuters diciendo que Putin mencionó a Xi que había pedido a los EE.UU. y la OTAN para proporcionar garantías de seguridad a Rusia, y que Xi había apoyado esto.

Este debería ser uno de los principales objetivos de Putin al realizar esta videoconferencia. Y la declaración de Xi Jinping entrego China a Rusia. Putin ha exigido conversaciones inmediatas con Estados Unidos y la OTAN, pidiendo a la otra parte que dé a Rusia garantías, en el plano jurídico, de que la OTAN detendrá su expansión hacia el este y excluirá el despliegue de armas amenazantes en Ucrania y otros vecinos rusos. La parte rusa ha advertido que, de lo contrario, Moscú podría responder «militarmente».

Si Moscú responde invadiendo Ucrania, ¿enviará Beijing tropas para ayudar? Después de todo, Xi Jinping ya ha elegido explícitamente un bando en esta reunión con Putin al comprometerse a apoyar a los rusos, lo que significa atar a toda China a Rusia.

Los observadores temen que China y Rusia apunten a Taiwán y Ucrania para una guerra simultánea.

En un artículo de opinión publicado en el Free Times a principios de esta semana, Fei Xueli, miembro del Centre for International Assessment and Strategy (Centro de Evaluación y Estrategia Internacional) , un grupo de expertos con sede en Estados Unidos, advertía que la cooperación militar ruso-china se había intensificado tanto en 2021 que se asemejaba a una alianza, y que el «factor más crítico» en la guerra del dictatorial PCCh contra Taiwán sería si Putin lograba apoderarse del territorio ucraniano.

Según Fei, los sistemas de inteligencia estadounidenses estiman que Putin lanzará una ofensiva en varios frentes contra Ucrania a principios de 2022, muy probablemente después de los Juegos Olímpicos de Invierno en Beijing, y que es probable que esto sea un preludio de la invasión por la fuerza de Taiwán por parte del PCCh. Por ello, pidió «la necesidad de promover un boicot mundial» a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

En un artículo publicado el día 15 en el Shanghai Daily, el experto militar Ji Yongtian afirmó que Taiwán debe estar alerta en caso de que Rusia invada Ucrania.

Según Ji, Washington ha juzgado mal la gravedad de la amenaza ruso-china y, por tanto, ha retrasado la adopción de medidas concretas para declarar la determinación de Estados Unidos en las cuestiones de Ucrania y Taiwán. Ahora, si la guerra en Ucrania y la crisis del estrecho de Taiwán estallan una tras otra, EE.UU. teme que sea difícil hacerles frente, ya que los adversarios son dos potencias nucleares. Esto sería casi como el estallido de la Tercera Guerra Mundial.

Estados Unidos no sólo está luchando por mantener la guerra bajo control, sino que también implicará a la OTAN, Japón, Australia e India en una guerra de gran envergadura, casi como el estallido de la Tercera Guerra Mundial.

Ji Yongtian dijo que así como Estados Unidos quería centrarse en el campo de batalla europeo en los primeros días de la Segunda Guerra Mundial, como resultado aun Japón ataco Pearl Harbor, es difícil para Estados Unidos dejar un bando a un lado y atender el otro lado.

Ji Yongtian aconsejó a Taiwán que se preparara para que Estados Unidos quedara atrapado en Ucrania y desarrollara la capacidad de defenderse solo contra la primera oleada del ataque del PCCh; y que vigilara de cerca a Ucrania, para que en caso de una invasión rusa, el ejército nacional tuviera que estar inmediatamente en alerta máxima.

Sin embargo, algunos observadores creen que China y Rusia no formarán una verdadera «alianza estratégica».

Huang Weiguo, antiguo profesor adjunto de política y relaciones internacionales en la Universidad Baptista de Hong Kong, señaló que tras la reunión Xi-Putin, el viceministro de Asuntos Exteriores chino Le Yucheng seguía describiendo a los dos países como «no aliados, pero más que aliados». Según Huang, esta retórica ambigua refleja la antigua desconfianza hacia el «hermano mayor» de Rusia por parte de la comunidad diplomática china y la naturaleza de la explotación mutua en las relaciones sino-rusas.

Editor: Lin Li
Reportero: Han Mei
Versión original en chino: soundofhope.org

Nos interesa tu opinión, deja tus comentarios

comentarios